Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 16 enero 2021
11:28
h
AMPARO ALONSO BETANZOS / PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

“Me gustaría ver a Galicia en el mapa de la inteligencia artificial”

Ingeniera química, catedrática de Computación e Inteligencia Artificial de la Universidade da Coruña. ¿Cómo surge ese salto, Amparo?

Cuando yo acabé la carrera la informática no existía como titulación en Galicia, estaba en Santiago terminando la carrera de Ingeniería Química y me ofrecieron trabajar en temas que tenían que ver con la programación. Eso me gustó mucho, porque ya había tenido contacto con ese campo en el Colegio Universitario de Vigo. Me gustaba el tema de la lógica, de la programación, hablar con las máquinas, descubrir cosas. Y cuando me ofrecieron trabajar en Santiago y, posteriormente, en informática biomédica en el grupo de Carlos Hernández –estaban haciendo una aplicación para diagnosticar la salud fetal en el embarazo–, me pareció algo precioso y muy novedoso porque significaba interaccionar con otros profesionales de otras ramas. Entonces me lancé y me quedé trabajando en informática.

Además, se ha convertido en abanderada de muchas mujeres. De hecho, anima a que las chicas estudien este tipo de titulaciones. Pero cuesta mucho.

La verdad es que es un fenómeno complicado. Cuando accedí a la Facultad de Informática de la UDC era como el año 90, la carrera se llamaba Licenciatura en Informática, había dos ingenierías técnicas en Gestión y en Sistemas, y la verdad es que yo daba clase en la licenciatura y había como un treinta y pico por ciento de chicas. Con el tiempo ha ido bajando, y ha sido común en toda España.

A mí me interesa saber por qué eso es así, porque no lo entiendo. Esta es una profesión para mí apasionante y además tiene otras ventajas: no tiene paro, es muy relevante a nivel social porque realmente los informáticos somos las personas que estamos configurando el mundo. Todo depende de la informática y más en los temas de inteligencia artificial (IA), que es mi especialidad.

Este es un fenómeno bastante complejo que empieza en la educación que tenemos desde pequeñas por frases que se escuchan, sobre todo en el momento de elegir una carrera. Incluso los medios de comunicación transmiten una idea de que el informático es un hombre y que su aspecto físico y sus capacidades sociales no son envidiables. Este estereotipo no es real en absoluto y es una situación compleja que tenemos que solucionar, porque aunque hemos mejorado en igualdad, no estar ahí para influir en las decisiones que se toman para opinar cómo tienen que hacer los algoritmos me parece un problema importante.

Es, además, la presidenta de la Sociedad Española de Inteligencia Artificial. ¿Sabe la gente realmente qué es? ¿Debemos tener miedo?

La inteligencia artificial la estamos utilizando todos los días (cuando buscamos imágenes en el teléfono,, unas direcciones, las recomendaciones que te hace Netflix sobre la serie que puedes ver a continuación., cuándo se puede recoger la cosecha de uva albariño...). Todo eso pasa de largo, no nos llama la atención, pero es inteligencia artificial. Y pienso que no hay que tenerle miedo.

Lo que sí hay que tener en cuenta que esto no es solo un cambio tecnológico lo que está viniendo, sino que también es un cambio social porque cambiamos incluso en la forma de relacionarnos con los demás.

El problema es que hay cosas para las que no tenemos normas, reglas. Y eso sí hay que cuidarlo, al igual que la ética en la inteligencia artificial en todo lo que tiene que ver son la seguridad y la privacidad de los datos. Y aunque es cierto que siempre la tecnología va un poco por delante, habrá que regular todo esto.

Como bien dice, la ética juega un papel fundamental en todo esto. Pero con respecto a los datos sigue habiendo mucho desconocimiento, porque parece que nos importan mucho para unas cosas y nada para otras, cediéndolos alegremente a las grandes empresas tecnológicas.

Porque es gratis, pero realmente lo gratis no existe pues lo que están haciendo es usar nuestros datos para aprender cosas sobre nosotros y hacer algo que no habíamos autorizado. Ese es un problema del que nos queda camino por andar.

Este año, además, empezó a formar parte del Consejo Asesor de Inteligencia Artificial...

... que es responsable de asesorar al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el diseño de la propuesta de las políticas del Gobierno en materia de inteligencia artificial.

Nuestra idea es trabajar en revisar la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial, plantear qué medidas se van a utilizar para poder medir cómo van evolucionando los distintos aspectos que ha puesto el Ejecutivo en marcha. La idea es producir cada cierto tiempo una nueva versión teniendo en cuenta lo que haga el Gobierno, lo que hagan las empresas, lo que vayamos haciendo entre todos y hacer que la estrategia sea algo vivo.

¿Cuál es el mejor consejo que ha recibido en su vida?

Me han dado muchísimos, pero voy a seguir el ejemplo de mi padre. Yo procedo de una familia muy trabajadora. Mi madre y mi abuela habían trabajado fuera de casa, así que a mí no me extrañaba que las mujeres pudiéramos trabajar fuera de casa y tener una profesión. Así que siempre he optado por el esfuerzo.

¿Cómo recibe este premio que le otorga esta Casa?

Me ha dejado totalmente sorprendida. Para mí es un inmenso honor e inmerecido, porque viendo la lista de personas que han sido Gallegos del Año, dices: ¡madre mía, que vértigo!

¿Algún deseo para su profesión, Amparo?

Me gustaría ver a Galicia en el mapa de la inteligencia artificial. Con la pandemia, la informática ha demostrado que ha sido fundamental para mantenernos conectados. La inteligencia artificial ha ayudado mucho en el tema de las vacunas y yo creo que va a ser fundamental en muchas áreas de la vida (salud, educación), que pueden ser más personalizadas y mejores para todos. Además, por primera vez, tampoco es importante la situación geográfica. Por eso creo que es el momento de subirnos a este tren.

Más datos sobre la premiada

Nacida en Vigo, coordina en la Universidade de A Coruña el grupo Laboratorio de I+D en Inteligencia Artificial, que pertenece al Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Actualmente es comisionada de la UDC para el desarrollo del nodo de Inteligencia Artificial de la Ciudad de las TIC en A Coruña.

Es Licenciada en Químicas, especialidad Química Industrial, y doctora en Físicas por la Universidade de Santiago.

Ha sido distinguida este año con el premio María Josefa Wonenburger, concedido por la Xunta.

14 ene 2021 / 17:39
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito