Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 03 julio 2022
02:23
h
MAYO 2002

Ruth Gómez, elegida 'Gallega de Mayo' por su dedicación a los niños enfermos

Ruth Gómez, directora de la Escuela Infantil Camilo José Cela del Clínico, ha sido elegida 'Gallega de Mayo' por las redacciones del Grupo Correo Gallego en señal de reconocimiento por su entregada labor al cuidado de los niños enfermos. El equipo que coordina esta pedagoga, en colaboración con otras entidades, ha conseguido que este centro contemple un plan de ampliación inmediato que incluye una 'posada' para la familia del enfermo.

La suya es una vocación manifiesta. Así lo siente, así lo cuenta y sin duda así lo transmite. Ruth Gómez Vázquez es entre otras muchas cosas pedagoga y la responsable de la Escuela Camilo José Cela. Sobre todo, dice la 'Gallega de Mayo', "la maestra de los niños del hospital, el mejor título nobiliario que uno puede llegar a tener''.

A partir de ahora, en un plazo todavía sin definir, ella, su equipo y la escuela tendrán mucho más. La Fundación San José acaba de hacer efectiva una donación a la Asociación contra el Cáncer que permitirá habilitar a escasos metros del Clínico una posada del enfermo. Este proyecto, que va camino de hacerse realidad, surgió a raíz de la ampliación del complejo hospitalario y la incipiente inauguración de una importante unidad radiológica. "Tenemos que tener en cuenta —apunta la pedagoga— que un niño nunca ingresa solo, sino que lo hace con un ente familiar''. Se trata de facilitar a los acompañantes de los pacientes oncológicos pediátricos y adultos un lugar donde descansar, recibir charlas orientativas e incluso sesiones terapéuticas.

"Una pena compartida es menos pena y una gran alegría, más alegría''. Con este lema Ruth Gómez Vázquez confía en los beneficios que sin duda acarreará la inauguración de una nueva biblioteca audiovisual en la Escuela Infantil Camilo José Cela. La 'Gallega de Mayo' asegura que éste se convertirá "en un rincón en el que, sobre todo, las madres podrán reunirse para comentar sus miserias y sus alegrías, además de percatarse de que no son las únicas que lo están pasando mal''.

Este espacio se habilitará gracias a los fondos aportados por la Caixa de Cataluña.

"Aprendí braille con un punzón''

Apenas había empezado a trabajar en el Hospital Xeral de Galicia como pedagoga cuando se planteó uno de sus mayores retos. Ruth Gómez trataba cada día a un niño que a causa de un tumor cerebral estaba perdiendo la vista. Su reacción fue inmediata. "Tengo que aprender braille''.

La tecnología de hoy en día para la lectura de este código estaba a años luz por lo que tuvo que aprender con un punzón. La Once, que había asesorado a Ruth Gómez, invitó a la pedagoga a una serie de cursos en Barcelona que desembocaron en una diplomatura en braille.

De su experiencia en el antiguo hospital, la 'Gallega de Mayo' recuerda también la ocasión en la que consiguió montar un circo en los pasillos del Xeral. "La curación de un niño está en un payaso'', asegura sin titubear la que se bautiza como "el premio de consolación para ese dolor''.

CURRÍCULUM

Ruth Gómez Vázquez nació en Compostela el 16 de mayo de 1948. Separada y con dos hijos, Jaime y Saúl, reside hoy en día en una céntrica calle del Ensanche.

Bachiller en el Colegio de San Pelayo.

Diplomatura en Magisterio por la Universidad de Santiago (USC).

Diplomatura en Educación Especial por la USC.

Licenciatura en Pedagogía por la USC.

Máster de Gerontología en la USC.

Tercer ciclo en la USC, pendiente de la convocatoria para la lectura de tesis y obtención del doctorado.

"Soy la maestra de los pequeños del hospital, el puente entre su dolencia y lo cotidiano''

Los niños enfermos están protegidos por un decálogo que salvaguarda sus derechos. La continuidad escolar, los juegos y la lucha contra el 'hospitalismo' son los baluartes sobre los que se erige la Escuela Infantil Camilo José Cela. Ruth Gómez no es otra que "la maestra de los niños del hospital'', reitera, que apoya su labor en un competente equipo multidisciplinar. "Esta escuela es lo más parecido a la vida cotidiana que los niños pueden encontrarse dentro del hospital'', apunta la pedagoga. "La maestra se convierte en el puente entre su enfermedad y lo cotidiano''.

Sin olvidar en ningún momento el apoyo incondicional de los profesionales que constituyen su equipo, Ruth Gómez Vázquez, perfilando su función en la Escuela Camilo José Cela, insiste en que "yo no curo, no diagnostico, no saco a ningún niño de la muerte. Soy el 'clown' de la película y por eso nuestra labor es tan agradecida''.

La curación

Este departamento no es más que el eslabón de una cadena que aúna esfuerzos en aras de un sólo objetivo, "que los niños tienen que curarse''. Los tratamientos médicos son los que de verdad contribuyen a que remita la enfermedad, "la escuela es la parte lúdica, ese lugar en el que no tienen que preocuparse de nada e intentamos que pasen el tiempo de la mejor forma posible. Somos como el papel de regalo, el envoltorio'' de los niños que pasan por las Unidades de Pediatría y Oncología.

07 dic 2020 / 23:14
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito