Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 03 julio 2022
02:23
h
TERGA

Ternera Gallega tiene nuevo carné: el del selecto club Gallegos del Año

Jesús González, presidente del consejo regulador, situó la carne autóctona en las mesas más exclusivas del mundo// El sello vive su mejor momento con récord en todas sus magnitudes

Ternera Gallega, la única carne con carné, tiene un nuevo reconocimiento: entra en el selecto club Gallegos del Año. A lomos de sus 25 años de trayectoria, con la protección, control, diferenciación y promoción del vacuno autóctono marcado a fuego en su identidad, el sello nacido en 1989 recibe la distinción del Grupo Correo Gallego por decisión unánime del jurado.

Reconocida por la UE en 1996 como Indicación Geográfica Protegida (IGP), la ardua labor de Jesús González Vázquez como presidente del consejo regulador (órgano de gobierno y gestión de la Denominación) situó la carne gallega en las mesas más exclusivas del mundo, como las del restaurante Kitty Fisher’s, en el elitista barrio londinense de Mayfair, la última moda entre los VIPS británicos.

Tras asentarse en el norte de Portugal y Andorra, el sello de calidad tiene ahora Centroeuropa en su punto de mira. Para llevar su oferta a este mercado, hace escasos meses inauguró una oficina comercial en Dusseldorf (Alemania). Un paso más en su expansión, que se complementa con la presencia en ferias como la de Anuga, en Colonia —también en Alemania—, la más importante del continente, Alimentaria en Barcelona o Sial en París.

La proyección internacional es uno de los desafíos que marcan la trayectoria de Jesús González, al frente de la IGP desde abril de 2000. Bajo su mandato, la Denominación alcanza sus mayores cotas.

De hecho, en el resto de España ya se comercializa el 54 % de la carne amparada por la marca, mientras el 45% se consume en Galicia y el 1% se va a la exportación . Los mayores crecimientos en 2014 se dieron en Castilla y León, Levante, Cataluña y la zona centro. Ternera Gallega identificó en las granjas por primera vez a más de 120.000 terneros, se certificaron 85.000 canales y se comercializaron 18.600 toneladas de carne.

Durante el pasado año, ejercicio todavía marcado por la crisis debido a la contracción del consumo, elevó sus principales magnitudes por encima del 4 % con respecto al ejercicio anterior y más de un 9 % si se comparan con el quinquenio 2009–2013. Los precios en origen se mantuvieron por encima de los del año anterior, lo que junto con la estabilidad de los costes de las materias primas, favorecieron la rentabilidad de las explotaciones.

“Esta estabilidad contribuye a garantizar el equilibrio del sector”, valora González. “Tenemos una carne que destaca por la calidad y prestigio que ganó en los mercados de toda España” dijo durante la presentación de las cifras. Ternera Gallega calcula que el valor añadido que genera la marca para los profesionales asociados ronda los 24 millones de euros al año. Para ese cálculo, se estima el diferencial entre vender un animal con el sello de calidad y los precios de animales no amparados por una IGP.

Todos los datos de actividad se mueven en cifras récord. Las transacciones comerciales en primera venta rebasaron los 108 millones de euros en 2014. Otra marca superada, según la memoria de la IGP, es la de explotaciones inscritas y activas: 7.670 en toda la comunidad, la gran mayoría en la provincia de Lugo, un claro indicador de la clara apuesta de los profesionales por Ternera Gallega y de la potencialidad del sector productor de carne de vacuno autonómico.

En cuanto al programa de control, se realizaron 23.855 inspecciones, se tomaron 2.396 muestras y se hicieron 3.023 análisis y 2.093 pruebas de ADN. La actividad de control es la principal función y responsabilidad de la IGP, imprescindible para contar con la confianza de los consumidores y para seguir la trazabilidad de la carne a lo largo de la cadena, desde las explotaciones, las industrias y la distribución, hasta los consumidores.

producto gourmet

1 Cabezas criadas con mimo La ternera gallega es un producto gourmet. Esto conlleva que sean sólo terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia los que forman parte de la Denominación, procedentes de razas autóctonas o tradicionales y tras superar un riguroso programa de control.

2 Bien diferenciada Un hecho diferencial de la IGP es el sacrificio de los terneros a edades tempranas: el 99% con menos de 10 meses de vida. La carne se caracteriza por un color que va del rosa claro al rojo suave y un sabor intenso.

07 dic 2020 / 07:38
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito