Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 19 enero 2022
21:26
h

Docentes y progenitores reciben con agrado que la ‘Ley Celaá’ cambie el aprendizaje memorístico por otro que consista en aplicar los conocimientos

La noticia de que el Ministerio de Educación elabora un nuevo currículo para la Lomloe que cambia el modelo memorístico por otro que consiste en aplicar los conocimientos, más interactivo y que deje a un lado el estudio enciclopédico, de listas y listas de nombres sin más, fue acogida con satisfacción por los principales sindicatos de la educación no universitaria en Galicia así como por los progenitores.

El secretario nacional de CIG-Ensino, Suso Bermello, utiliza una metáfora para referirse a los cambios que anuncian para la ‘ley Celaá’: “Soa ben o criterio de que os centros teñan certa autonomía para poder participar no deseño do currículo, pero hai moitas cousas que están no aire”. Saluda la recuperación del concepto de las competencias básicas “contra esa verborrea que aparecía na Lomce e que foi claramente prexudicial para o desempeño do labor docente e para o alumnado”. El propio concepto, insiste el sindicalista, situaba a los profesores “nunha especie de elo dunha cadea de montaxe, no cal simplemente eramos transmisores dunha serie de instruccións que tiñamos que aplicar”.

Considera importante que haya un “bo entendemento” entre el Ministerio y las comunidades autónomas e insiste en que éstas tienen que jugar un papel importante. “Para ben ou para mal o papel das comunidades autónomas, no caso concreto da Xunta, é fundamental. Outra cousa é que poidamos estar máis ou menos contentos cos resultados”, aclara.

Y pone el foco en otro tema, y es que tanto el Gobierno central como el autonómico harían bien en escuchar a todos los protagonistas de lo que debe ser el desarrollo de la ley, desde sindidatos a anpas y otras asociaciones.

Suso Bermello advierte, entre otros factores, que hay uno que no se puede olvidar ante cualquier reforma educativa: el tiempo. “É algo que non temos. E o tempo é diñeiro, somos conscientes. O tempo son orzamentos”. Se quejan los docentes de falta de tiempo para pensar qué tienen que hacer, cómo y con quién: “Nunca tivemos moito tempo para iso pero é certo que coa sobrecarga burocrática e de traballo lectivo, está reducidísimo”.

Por su parte, Felipe Balboa, de UGT, recuerda que estuvieron en contra de la anterior ‘Ley Wert’ y pidieron su derogación al considerarla “un paso atrás no concepto actual do que debe ser o mundo do ensino”, asegura, precisamente por todo eso que se quiere cambiar ahora. Considera que fomentaba la competitividad entre el alumnado, la rigidez del sistema y no permitía una adaptación a nivel de centro educativo.

“Daba igual un alumno dunha zona socioeconómica máis desfavorecida que un dun centro nun entorno completamente diferente”, dice Balboa, que cree que la ‘Ley Celaá’ viene a corregir esto. “Vén dicir: imos establecer un mínimo de competencias que deben ter os alumnos para desenvolver a súa propia aprendizaxe e despois que cada centro concrete en función das necesidades que teñen”. Además, el ugetista afirma que los modelos educativos que funcionan ahora mismo precisamente están basados en eso: “En que hai unha revisión constante do proceso, en que hai unha conformación arredor das competencias que favorecen un pouco o desenvolvemento integral do alumnado”.

También Luz López, de CC.OO., recuerda que su sindicato lleva tiempo pidiendo que se hagan los currículos “menos densos”, la última vez a raíz de la pandemia. Querían aprovechar, ya que durante el confinamiento el alumnado no recibió la docencia telemática en igual medida, para priorizar los contenidos que había que dar y eliminar los que no fuesen estrictamente necesarios para que a los estudiantes “lles fose máis fácil de recoller todo o que perderon neses meses”. López afirma que, en ese aspecto y sin ir más allá –el Ministerio no hizo público el borrador del currículo todavía– están de acuerdo.

“É algo que nós pedimos, que os currículos sexan máis asequibles, menos memorísticos e menos densos, porque esa é tamén unha das maneiras de facelo máis práctico, máis aplicable”, dice convencida. Sin poder estudiarlo a fondo, no le encuentra dificultades para llevarlo a la práctica, porque “é máis doado baixar o nivel memorístico e baixar contidos que aumentalos”, aunque advierte que una vez con el documento en la mano, pueden “aparecer mil dificultades”.

Desde ANPE, su presidente en Galicia, Julio Díaz Escolante, asegura que estarán “vixilantes” para que no sea “un café para todos” y que siga primando la ley del esfuerzo, aunque están completamente de acuerdo en un nuevo modelo que no se base en la memorización y se apoye en un trabajo interdisciplinar.

El sindicato asegura que apuestan por un currículo esencial, común y flexible que permita también “exercitar unha verdadeira autonomía dos centros e que poña o foco no alumnado para garantir o desenvolvemento máximo das capacidades de cada un”. Considera este un “bo momento” para acotar el currículo hacia lo más básico y esencial y recuerda que “vimos da experiencia das leis educativas precedentes, da elaboración dun deseño curricular moi extenso, cada vez máis”.

Insiste Julio Díaz en que “estamos ante a oportunidade de evolucionar dun currículo sobrecargado a outro que fomente a aprendizaxe basada en competencias sen renunciar aos contidos”.

PROGENITORES Fernando Lacaci, da Confederación de Anpas Galegas, utiliza la misma metáfora de la música de Bermello para manifestarse sobre el tema: “Parécenos moi bonita a música e agora veremos os pasos de baile como van”. Rechaza de plano la enseñanza memorística y los amplios currículos en un momento como el actual, “en que todo o coñecemento se leva no peto no móbil”, pero advierte que no es suficiente con ponerlo en la ley.

“Suporá un avance, pero se nos baseamos niso imos ter que esperar 40 anos”, asegura con rotundidad. “Mentres non se xubile todo o profesorado actual non imos conseguir nada. Todo o que está a facer o Ministerio Celaá son declaracións de intencións e así o acollemos”, insiste. Y es que Lacaci considera que, si esto no va acompañado de una reestructuración enorme del profesorado, en el sentido de una intensa formación y dotación de medios para que modifiquen su manera de dar clase, “dificilmente se vai conseguir nada”.

Y aclara que no es que el profesorado se niegue o sea un problema, “o profesorado é un apoio”, dice, “pero leva traballando dunha determinada maneira durante décadas en moitos casos”. Asegura el representante de madres y padres que el fracaso de la Lomce fue no formar al profesorado y que esa fue la razón por la que “realmente a Lomce nunca se aplicou dende o punto de vista curricular. A xente seguiu dando as mesmas clases que antes, e agora podemos correr o risco de que pase o mesmo”.

Y va más allá Fernando Lacaci al afirmar que aquí –por Galicia– tenemos un problema añadido “considerable”, que es que en Galicia “somos os responsables do 50 % do currículo. Entón dá igual ata certo punto o que diga o Ministerio se despois a comunidade autónoma non está remando na mesma dirección”. En este sentido, recuerda declaracións “moi políticas, da Presidencia da Xunta, nas que se amosaban totalmente partidarios de facer unha política continuísta coa lei actualmente derrogada. Esperemos que impere máis a cordura que a vantaxe política. E que se intente facer algo que sexa bo para a cidadanía, non para o PP ou o PSOE”, zanja.

24 mar 2021 / 16:03
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.