Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 05 febrero 2023
13:30
h

El poco rentable precio de la leche obliga a ganaderos a sacrificar sus animales

En los últimos meses se está intentando recuperar la producción con la compra de novillas, pero estas tardan unos dos años en dar leche, por eso no hay forma de aumentar los litros en mercado

Hace años que ser ganadero no resulta rentable. Producir por debajo de costes es el día a día de los propietarios de las explotaciones bovinas que se dedican a la venta de leche. Sin embargo, la situación ha llegado a tal punto que incluso hay ganaderos que han optado por sacrificar sus animales para poder sacar una mayor rentabilidad, con la venta de la carne.

“El bajo precio del litro de leche hizo que muchas explotaciones tuviesen que buscar alternativas para mantenerse vivas, y dado el buen precio que durante mucho tiempo tuvo la carne, optaron por sacrificar animales que no eran rentables”, explica Óscar Pose, representante del sector lácteo del sindicato Unións Agrarias (UU AA).

Explica que, evidentemente, “se incrementó el coste de producción en gran medida, por lo que para que una vaca sea rentable a día de hoy subió mucho el número de litros de leche que tiene que dar, y esto unido al precio de la carne, superior, hizo que a nivel puntual ciertas explotaciones tuviesen que tomar medidas desesperadas para dotarse de liquidez”.

Especialmente durante un año en el que todo lo que podía salir mal, como suele decirse, salió mal. La sequía redujo la producción de silo para poder alimentar al ganado. El precio del combustible también impidió trabajar a los tractores con normalidad. El paro del transporte hizo mella colapsando las salidas de producto de las granjas...

“Todo ello hizo que desde el mes de octubre del año pasado, fundamentalmente, se fuese progresivamente reduciendo el número de vacas que hay en Galicia, y los datos están ahí”, asegura Pose. Es ahora, en los últimos meses, cuando se intenta recuperar un poco la producción.

Esto se hace a través de la compra de “novillas”, pero hay que esperar a que crezcan, “aproximadamente unos dos años”, para que empiecen a producir. Así las cosas, la realidad es que “ahora mismo no hay animales que puedan producir más, así que aunque se quisiese aumentar la producción, no hay más de donde sacar”.

Por otro lado, al llegar al súpermercado, la población sí se encuentra con precios de la leche superiores a los de hace unos meses, considerando así que eso ya compensa los sobrecostes que en la actualidad tienen que asumir los ganaderos, pero el representante lácteo de UU AA desmiente que esto sea así.

“Lo que está pasando es que los precios están subiendo de forma considerable en los últimos meses, pero esa subida se concentra en cierto número, muy pequeño, de explotaciones”, indica. En concreto, yendo a los datos, “se podría decir que el 70 % de la leche (háblese de marcas) podría estar incluida en esa subida de precios, pero, sin embargo, el 70 % de los productores no, no se benefician de esa subida”.

¿Cómo es esto posible? Tal y como explica Pose, lo que sucese es que si se observa en los registros el tipo de explotaciones por estrato, se puede observar que “las diferencias entre explotaciones grandes y pequeñas están aumentando”. Por tanto, “hay cierta tensión en el mercado”, ya que siempre son las grandes compañías las que terminan beneficiándose de las subidas y, al contrario, los pequeños productores incluso tienen que trabajar a pérdidas para poder seguir vendiendo.

Con este panorama, desde UU AA hacen un llamamiento, una vez más, a que “todas las explotaciones deben producir por encima de los costes”. En caso contrario, “seguirán desapareciendo granjas, como está sucediendo ya en los últimos años”. Y la realidad es que “las que han cerrado, ya es difícil volver a recuperarlas, porque por experiencia sabemos que las explotaciones que cierran ya nunca más vuelven a abrir”.

¿Por qué? Pose lo tiene claro: “La inversión inicial que se necesita para abrir una explotación es muy importante. Y, aunque siempre se dice que hay también ayudas muy importantes para ponerla en marcha, si las hay es precisamente porque las inversiones que requiere por parte del propietario o del emprendedor son mucho más importantes”. Precisa que “las ayudas que hay a través de la UE para obra y compra de maquinaria financian en torno al 30 %, pero el 70 % restante tiene que ir a cargo de los productores”, recuerda.

problema añadido
¿Gasto en electricidad?

··· El coste de la electricidad es una pieza más dentro de una vorágine de escalada de costes de producción que ahoga al sector, tan importante dentro de la comunidad gallega. “El principal coste de las explotaciones ganaderas es el alimento para los animales, que supone en torno al 70 % de la inversión, pero el resto de costes, entre ellos la electricidad, también son importantes, estando en el 30 % restante, por lo que todo suma”, explica Óscar Pose, representante del sector lácteo dentro del sindicato Unións Agrarias (UU AA). En concreto, la factura eléctrica se duplicó o incluso triplicó, dependiendo del tamaño de la explotación, “y ahora no hay margen para poder ajustar precios dentro de todo lo que venga a mayores”: aumento del coste del gasóleo, del pienso... “Te dejan en una situación muy complicada, fuera de juego”, sentencia el ganadero.

13 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito