Los expertos recomiendan consumir pescado azul al menos dos o tres veces por semana. Sin embargo, a veces no cumplimos con esta regla porque cocinar pescado supone en muchos casos impregnar de humos y olores nuestra cocina. Sin embargo, esto puede cambiar. Si estás buscando una receta rápida y saludable de preparar las sardinas sin que la cocina se llena de humos y de olor a pescado frito, la freidora de aire es una excelente opción. A continuación, te explicamos cómo prepararlas en tan solo 12 minutos.

Receta de sardinas en Air Fryer

Para preparar una saludable ración de sardinas en la Air Fryer necesitas solo tres ingredientes: sardinas, sal, aceite de oliva virgen extra.

Cómo hacer sardinas asadas en la freidora de aire

Comenzamos lavando las sardinas. Si lo deseas, puedes pedirlas limpias y sin cabeza en la pescadería. Añadimos una pizca de sal y un par de pulverizaciones de aceite en spray. Preparamos la freidora de aire precalentándola durante 5 minutos. Antes de colocar las sardinas, podemos forrar la bandeja de la freidora con una hoja de papel de horno para evitar que la grasa se acumule en el fondo del cajón. Es una buena opción para mantener la freidora limpia.

Una vez que hemos preparado las sardinas y la freidora de aire, colocamos las sardinas en la bandeja y las introducimos en la freidora durante 8 minutos a 175ºC. Pasado este tiempo, sacamos la bandeja, les damos la vuelta con unas pinzas y las ponemos a cocinar durante 3 minutos más a 190ºC.

Pasado este tiempo las sardinas quedarán crujientes por fuera y jugosas por dentro. Además, al cocinarlas en la freidora de aire, se reduce la cantidad de grasa utilizada en la receta, lo que las convierte en una opción saludable y deliciosa.

No olvides que las sardinas son una excelente fuente de proteínas y ácidos grasos Omega-3, por lo que son ideales para mantener una dieta equilibrada. Acompáñalas con una ensalada o unas verduras al vapor para una comida completa y nutritiva. ¡Buen provecho!

Te puede interesar:

La misma receta sirve para cocinar otros pescados similares como los boquerones o los salmonetes. Elige el que más te guste al principio para hacer la prueba y ve variando después para probar más variedades. Si los boquerones son de un tamaño muy pequeño cocínalos un minuto menos que las sardinas para que se mantengan jugosos por dentro y crujientes por fuera.