Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
18:26
h

La costa gallega, excepto las áreas de Vigo y A Coruña, libre de covid-19

En 295 municipios no hubo ningún positivo por coronavirus en los siete últimos días// Solo quedan casos en 20 concellos// A pesar de la cautela, existen garantías sanitarias plenas

En 295 de los 315 municipios gallegos no se registran casos positivos por coronavirus covid-19 en los siete últimos días, según datos facilitados por la Consellería de Sanidad. Significa eso que solo quedan veinte concellos en los que se encuentran localizados los 349 positivos que hay actualmente en nuestra comunidad. Es uno más que en las veinticuatro horas anteriores pese a que se registraron dos altas más que en el mismo espacio de tiempo.

La situación sanitaria actual ratifica la petición que la Xunta hizo al Gobierno Central para acelerar el paso a la nueva normalidad y garantiza que desde el punto de vista de la salud pública nuestra comunidad está en el camino de dejar atrás la pesadilla. Pero desde el departamento que dirige Jesús Vázquez Almuiña, y desde la propia presidencia de la Xunta se insiste en el mensaje de cautela para que no se produzcan rebrotes.

Los datos hechos públicos ayer por la Dirección xeral de Saúde Pública indican que esos 349 positivos solo ocho necesitan atención hospitalaria: dos en el área sanitaria de A Coruña, uno en la de Santiago, dos en Lugo y tres en Vigo. No hay ninguno en unidades de cuidados intensivos y el grueso, 341 (uno más que en el recuento del lunes) continúan su proceso de recuperación en sus domicilios.

Por áreas sanitarias reseñar que 109 están en la de A Coruña (108 tenían el dían antes), 19 en la de Lugo (se produjo un alta), siguen los mismos 26 en la de Ourense y ocho en la de Pontevedra. Hay dos menos en la zona que dependen de la gerencia integrada de Vigo (dos menos que las 24 horas anteriores, doce en la de Ferrol (los mismo) mientras suma uno la de Santiago hasta los treinta y tres.

Se alcanza otros seis días sin defunciones por lo que el triste contador de óbitos se mantiene estancado en las 619 rosas blancas que adronaban el acto cívico religioso del fin de semana y la lista de curados se eleva a 10.491, dos personas más que el lunes, y en esas 24 horas se hicieron 697 pruebas PCR.

De esta forma hay que insistir en el clarificador dato de que 295 concellos de la comunidad son ya territorio libre de covid-19 una vez que completaron siete días sin ningún caso positivo. Y entre ellos hay que mencionar que se encuentran la práctica totalidad de los municipios costeros habida cuenta de que en los ayuntamientos dependientes de los hospitales comarcales del Salnés, Barbanza, Costa da Morte y A Mariña no hay ni un solo caso positivo y solo quedan aquellos que dependen de las áreas sanitarias de A Coruña y Ferrol, las dos que concitan el mayor número de casos.

Una muy buena noticia de cara a la llegada de un verano, que está la vuelta de la esquina: el próximo sábado 20 de junio, concretamente a las 23.44 hora peninsular, se inicia una nueva estación que durará más de 93 días hasta el 22 de septiembre. Que estos concellos costeros, donde se aglutina buena parte del turismo nacional, superaron la pandemia ayudará mucho a que se recupere la economía y podamos pensar en dejar atrás también la crisis económica.

Pese a esta buena noticia, se está trabajando en implementar medidas de protección para impedir rebrotes por lo que Sanidade activará protocolos que pasan por el incremento de medios materiales y humanos en los centros de atención primaria y un mayor control ante la llegada de visitantes.

DATOS DE ESPAÑA. El Ministerio de Sanidad registró ayer 25 fallecidos con coronavirus en los últimos siete días, los mismos que el lunes, y mantiene por décimo día consecutivo el total en 27.136, mientras que los contagios detectados en 24 horas han repuntado de 40 a 76.

De ellos, Madrid acapara más de la mitad y ha informado de 42 nuevos casos detectados ayer y de siete defunciones; por detrás está Cataluña, con 14 positivos y 3 decesos en una semana, los mismos que Castilla y León, que ha comunicado otras dos infecciones, y Asturias, donde se ha diagnosticado solo uno más. El resto de comunidades no superan la cifra de tres positivos y tres de ellas, Comunidad Valenciana, Murcia y La Rioja, además de Ceuta y Melilla, no han detectado ninguno. Mientras, cinco no han sufrido ninguna víctima mortal en la última semana: Baleares, Galicia, Murcia, Navarra y La Rioja, así como las dos ciudades autónomas. Por el contrario, Castilla-La Mancha y País Vasco han informado de dos y las demás de una.

Con 244.328 contagiados, España se mantiene en el quinto puesto mundial con más afectados, por detrás de Estados Unidos (2.085.769), Brasil (888.271), Rusia (545.458) y Reino Unido (296.857), y en el sexto en número de muertos, superado por Italia además de estos cinco.

“España está en una situación muy favorable, entre los países con menor transmisión”, valoró el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

No obstante, no descarta que pueda haber una segunda onda de contagios después del verano: “Desde el principio todos tenemos la hipótesis de una posible onda en el otoño que viene; si luego no llega, puede ser o porque no ha venido o porque la hemos controlado a tiempo”, explicó. Aunque hay otra hipótesis, y es que, una vez controlada la epidemia, “nos relajemos en las medidas prevención y control de la transmisión, más de la cuenta”, con lo que “podría haber un resurgimiento relativamente rápido de la transmisión” que podría verse agravado por la llegada viajeros de países de riesgo. “Está un poco en manos de todos que esto no suceda durante el verano. Descartarlo no podemos”, zanjó Simón.

De ahí que haya insistido en que “no es una panacea” establecer medidas como hacer pruebas diagnósticas en el país de origen de los viajeros, primero porque implica “injerencias” y después porque, además de ser “inviable”, no está probado que puedan controlar todos los brotes. “Alguno habrá, pero no la gran mayoría”, afirmó.

En todo caso, es algo que hay que negociar con todos países europeos y, si no hay un acuerdo común, “será muy difícil” que propuestas como esta “puedan prosperar”.

Sanidad sigue avisando, 23 días después de que comenzara a proporcionar la estadística de acuerdo la nueva estrategia de diagnóstico, vigilancia y control de la pandemia que arrancó el 11 de mayo, de que las comunidades continúan validando de forma individualizada sus datos para corregir sus series, por lo que “puede haber discrepancias respecto a la notificación de días previos” que pueden prolongarse aún “varios días”. Así, por décimo día consecutivo mantiene congelados los totales de fallecidos de las comunidades autónomas y el de España, que permanece en 27.136, los mismos que hace una semana pese a las 25 defunciones de las que ha informado el Ministerio.

No obstante, Simón confía en que a finales de esta semana puedan estar ya actualizados porque se está “haciendo un esfuerzo muy importante” para que así sea. “A ninguno nos gusta tener esa cifra congelada”, ha lamentado el epidemiólogo.

Pese al repunte de los nuevos contagiados, en estos últimos 7 días se han diagnosticado 1.665, 86 menos que ayer; de ellos, 587 han sido detectados en Cataluña y 528 en la comunidad Madrid.

A Feijóo le saca de quicio que le acusen de ‘madrileñofobia’: “Queremos que vengan”

Santiago. Hay pocos cosas que saquen más de quicio a Alberto Núñez Feijóo, político y persona normalmente comedida, que se saquen conclusiones erróneas de sus palabras. Máxime si de lo que se trata es de jugar con ventaja con lecturas interesadas de declaraciones meditadas. Si por encima andan por medio, enredando, Santiago Abascal y la gente de Vox la cosa se complica de gran manera. Por eso el presidente de la Xunta se mostró ayer indignado con la acusación de “madrileñofobia”. Considera que sus palabras, en defensa de un paso a la nueva normalidad sin problemas y pidiendo medidas para evitar rebrotes que nos devuelvan al fragor de la pandemia, se sacaron intencionadamente de contexto. Y ayer quiso recordar que Galicia “quiere y necesita” el turismo y “muy especialmente”, remarcando, el de las personas que vienen de la capital española “a visitarnos y que tienen sus casas aquí”.

Su declaración se produjo a preguntas de la prensa al término de una reunión con el comité de empresa de Alcoa y se mostró muy molesto con las voces que intentan “crear división entre los españoles” e “intoxicar”. Algo que al presidente gallego no le gusta nada, especialmente el tratar de adjudicarles posiciones que ni comparte ni nunca defenderá.

Feijóo insistió en que “queremos que vuelvan y que vengan (los madrileños), que estén con nosotros. ¡Cómo no! El compromiso con Madrid lo hemos explicitado durante la pandemia”, dijo al mentar la donación de respiradores cuando los necesitaron, sin saber si la comunidad gallega los precisaría, un comportamiento que le generó criticas, recordó, entre la oposición. “Nuestro compromiso con los ciudadanos y con el pueblo de Madrid fue, durante la pandemia, asistir en lo que podíamos ante el colapso de las ucis de los hospitales madrileños. Y ahora otra vez volvemos a invitarles y a decirles, no que vengan aquí quince días: si pueden venir treinta, o un mes y medio, mejor”, enfatizó.

Y eso, continuó es “perfectamente compatible” con decir que si hubiese brotes en una zona, un barrio, un hospital, una ciudad o una autonomía, pues “actuemos por el bien de todos, manteniendo la salud pública, que es nuestra obligación”. “Si no lo hiciésemos, estaríamos ante un supuesto de irresponsabilidad”, agregó.

Hecha esta observación, ahondó en que ve “algún interés por intoxicar sobre determinados planteamientos de Galicia en relación con otras comunidades autónomas y, concretamente, en relación con Madrid”. Por ello, pidió no caer en la “demagogia” y mucho menos cuando de la salud de todos se trata. Lo que pretendemos es que vengan a Galicia cuantas más gentes, mejor, y que tengamos la garantía de una salud pública y un control del virus en todos los territorios que conforman nuestro país”, hizo hincapié, y subrayó que no son incompatibles ambas cuestiones.

Así las cosas, recordó Núñez Feijóo que todos los ciudadanos de fuera tendrán a su disposición todos los contactos necesarios para que, como los gallegos, puedan dirigirse al servicio sanitario ante cualquier síntoma; lo mismo que pide para los gallegos que viajen o vivan en Madrid o en cualquier otro lugar, el que sea. “Cualquier español será bienvenido”, zanjó.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, antes de pronunciarse Núñez Feijóo, y al contrario de lo que había dicho el lunes el alcalde de la capital José Luis Martínez Almeida, entró al trapo y aseguró haberse sentida dolida por la madrileñofobia, que se percibe, cree, desde algunas regiones, con mensajes que “ofenden” teniendo en cuenta que los madrileños aún no han salido de la Comunidad pero ya “hay brotes por otras partes”.

En declaraciones en la Cadena Cope, Ayuso respondió así al ser preguntada por las declaraciones del presidente de la Xunta, que pidió atención a la movilidad sin querer “estigmatizar” a nadie.

El regidor Martínez Almeida volvió ayer sobre el tema y, tras rechazar que se produzcan casos de madrileñofobia, sostuvo que en las palabras de Núñez Feijóo Almeida ve “un ejercicio de prudencia y no de madrileñofobia” dando por zanjado el tema aunque condenó que puedan producirse ese tipo de actuaciones. a esa condena se sumó la vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos, quien destacó que “el pueblo de Madrid se comporta siempre de manera ejemplar, solidaria” y que “ha hecho que los bancos de sangre se llenaran cuanto antes, que los taxistas hicieran carreras gratuitas, que vecinos hicieran la compra a quien lo necesitaba”. “Somos una ciudad tan acogedora, que si hay una ciudad, ninguna se lo merece, pero si hay una ciudad que no se merece llevar el calificativo del cartel de insolidaria es Madrid”, dijo.

La consejera de Cultura de Madrid, Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos), calificó las manifestaciones contra la movilidad de los madrileños de “peligrosas”, y alertó que se esté “extendiendo la sombra de la sospecha sobre toda una comunidad autónoma que demás ahora mismo tiene la pandemia razonablemente controlada”.

Según puso de manifiesto Rivera de la Cruz –gallega de nacimiento y diputada por A Coruña hasta su nombramiento como consejera madrileña hace un año– “los madrileños nos vamos a las comunidades autónomas, digo nos vamos porque yo soy una madrileña de Lugo, a dejar el dinero en los chiringuitos de playa, en los alquileres, en los hoteles... y hay que tener cuidado con decir que no se nos quiere esta año porque el verano que viene a lo mejor ya nos vuelven a querer todos”, agregó.

Finalmente la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, pidió a Feijó que abandone “los discursos nacionalistas excluyentes” al proponer prohibir la movilidad “entre determinados territorios” y denunció que “el germen del nacionalismo se haya sembrado en toda España”. m.M.

17 jun 2020 / 16:13
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito