El fracaso de Pepe Solla en Santiago: "Me ha dolido cerrar La Radio, pero no acababa de coger un ritmo potente"

El cocinero cree que no ha sido ni por planteamiento ni por trabajo, pero “es el mercado el que te pone en esa realidad y hay que entenderla”

Dos personas pasan ante el restaurante La Radio Pepe Solla, cerrado desde finales de enero

Dos personas pasan ante el restaurante La Radio Pepe Solla, cerrado desde finales de enero / Jesús Prieto

Koro Martínez

Con la naturalidad y la sinceridad de quien asume que en el mundo de los negocios no siempre se triunfa y que a veces hay que poner fin a un proyecto empresarial en el que se había puesto mucha ilusión y empeño, Pepe Solla reconoce que tener que cerrar el restaurante La Radio-Pepe Solla en Santiago, como finalmente hizo a finales de enero, “por supuesto que me ha dolido”, pero señala que echar la persiana en este local “es una situación que entra dentro de lo normal y no hay más vueltas que darle”.

En conversación con este periódico desde Casa Solla, su establecimiento matriz de Poio distinguido con una estrella Michelin que conserva desde el año 1980, y en plenos preparativos para un fin de semana que se antoja con mucho trabajo, Pepe Solla explica que “hay dos palabras que van paralelas, éxito y fracaso, y tienes que tener muy en cuenta que cuando emprendes trabajas entre esas dos líneas”.

Inaugurado en el año 2019 en el establecimiento del conocido pub La Radio, muy próximo a la compostelana Plaza de Abastos, indica que aunque consiguieron sobrevivir a la pandemia, se veía que el restaurante “no acababa de coger el ritmo, de dar un salto potente”.

Una situación sobre la que se muestra convencido de que no ha tenido nada que ver el trabajo y el empeño puestos en esta iniciativa, ya que asegura que “honestamente, yo creo que las cosas se estaban haciendo bien porque los comentarios en general, en una grandísima mayoría de los casos, y aunque pudiera haber alguno puntualmente negativo, siempre eran muy buenos tanto sobre todo lo relacionado con la comida, como sobre la relación calidad precio o sobre el servicio”.

Un proyecto que no acabó de cuajar

Insiste en que en el caso de su restaurante en Santiago el problema no era “ni por planteamiento ni por trabajo”, sino que “a veces los proyectos no acaban de cuajar, al final es un poco el mercado el que te pone en esa realidad y hay que entenderla”.

Preguntado sobre si el tema de la elevada inflación que afecta a España en los últimos meses ha podido tener algo que ver, entiende que “no es atribuible a la inflación porque al final esto es algo que nos está afectando a todos los restaurantes y a todos los negocios y personas”. Explica por ello que, aunque “te puede afectar un poquito más o menos, no creo que para nada haya sido la razón de que este proyecto no haya funcionado”, y recalca que “por lo que sea no acabó de cuajar y de encajar en la ciudad, y no hay que darle tampoco mucha importancia, solo la justa”.

Subraya que cuando abres un negocio como éste, “lo haces con todas las ganas del mundo, pones todos los esfuerzos humanos y materiales, también por parte de todo el personal que trabajaba allí, pero no salió”.

¿Nueva aventura a la vista en Santiago?

Cierra el restaurante La Radio de Pepe Solla situado en las inmediaciones del mercado

Cierra el restaurante La Radio de Pepe Solla situado en las inmediaciones del mercado compostelano / Jesús Prieto

En cuanto a la posibilidad de volver a intentar aventurarse en un nuevo proyecto en la capital gallega en un futuro próximo, Pepe Solla indica que “ahora mismo no lo tengo en mente, pero a veces las cosas surgen y no se sabe”, puesto que “yo al final, además de cocinero soy empresario, y a veces los proyectos aparecen, igual que un día apareció este de La Radio, o como el que surgió hace un año y pico en Vigo, en el que continuamos metidos”. De ahí que deje la puerta abierta porque “siempre estás ahí con la sensación de si puede surgir una oportunidad, y el hecho de que no haya acabado de funcionar un negocio no tiene por qué suponer ningún inconveniente para que vuelvas a lanzar otro proyecto, las cosas tienes que cogerlas con cierta perspectiva”.

Destaca por otra parte el compromiso y la profesionalidad del equipo que ha formado parte del restaurante La Radio-Pepe Solla, sobre el que está convencido de que no va a tener ningún tipo de dificultad para involucrarse en otras iniciativas de forma inminente, sobre todo teniendo en cuenta que “por suerte éste es un sector que todavía demanda bastante mano de obra, una mano de obra especializada y de calidad, con una formación, por lo que les va a ser relativamente fácil reincorporarse al mercado laboral”.

Subraya que “por sus condiciones, por su experiencia y por la demanda que hay dentro del sector, no van a tener ningún tipo de inconveniente” los integrantes de un equipo al que no tiene nada que reprochar por el cierre del establecimiento.