Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 mayo 2024
20:39
h

Compostela llora al doctor José Carro Otero tras su fallecimiento repentino

El prestigioso médico, antropólogo e historiador apareció muerto en su casa // Tenía 78 años y era presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía // Divulgó la cultura gallega por el mundo

Inmenso dolor causó en las últimas horas en Santiago y en toda Galicia el fallecimiento repentino del doctor José Carro Otero, a los 78 años. Persona muy querida y respetada en la ciudad del Apóstol, el reconocido médico, antropólogo, profesor y académico gallego fue encontrado muerto ayer por la mañana en su domicilio, radicado en la rúa do Penedo número 5 (Conxo), después de que un familiar diese la voz de alarma tras intentar contactar con él sin obtener respuesta. Sus hijos Santiago y Gonzalo se personaron en el domicilio con los bomberos para abrir la puerta y se encontraron con el cadáver, que no presentaba signos de violencia. Todo apunta a que falleció de un infarto fulminante durante la noche.

Asiduo colaborador de EL CORREO GALLEGO, en la mesa de su escritorio, presidido por la foto de su hija Susana, encontraron unos apuntes relacionados con un nuevo artículo que estaba preparando para este periódico.

El doctor Carro era actualmente presidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia. Fue además un destacado investigador en la historia del arte y la historia jacobea, sus grandes pasiones académicas junto con la anatomía y la antropología.

Miembro de una conocida saga familiar compostelana, sobrino del canónigo, historiador y arqueólogo Jesús Carro García, ya durante sus estudios de Bachillerato se convirtió en un especialista en la Catedral de Santiago, de la que fue guía. En conversaciones recientes con este periódico recordaba que ya desde niño se crió entre los sagrados muros de la Basílica compostelana, y que fue testigo de acontecimientos tan importantes como el descubrimiento de la tumba de Teodomiro. Asimismo, tenía una gran devoción al Apóstol Santiago.

PROFESOR. Cursó estudios de Medicina en la Universidade de Santiago, en la que se licenció, y fue sucesivamente alumno interno de Anatomía y profesor de Anatomía Humana Descriptiva y Topográfica. Posteriormente, obtuvo el título de doctor en 1971, con el trabajo Anatomía antropológica antigua del pueblo gallego, con el que obtuvo el sobresaliente cum laude. En la institución compostelana fue profesor encargado de Antropología, de Biología Humana y de Historia de la Medicina (entre 1970 y 1991). Además, también desempeñó el cargo de secretario de la Facultade de Medicina y director del Departamento de Anatomía.

En este contexto, y para perfeccionar su formación en antropología y arqueología, recorrió diversos museos e instituciones antropológicas europeas, como el Deutsch Archeologischer Institut, donde estudió la técnica antropológica de campo, y asistió a cursos en Roma y de antropología forense en la Universidad Complutense de Madrid.

Sus líneas de investigación se centraron en la Anatomía, Antropología Física e Historia de la Medicina, materias en las que dirigió 18 tesinas de licenciatura y cuatro tesis doctorales. Ha publicado más de 50 artículos especializados y otros 259 de temática médica y paramédica en periódicos. También era autor de los siguientes libros: Seminarios de Historia de la Medicina (1982); Prácticas de Biología Humana (1984); Seminarios de Biología Humana (1984) y Materiais para unha Historia da Medicina Galega (2 vols., 1998).

ACADÉMICO. Era miembro Correspondiente de las Reales Academias españolas de Medicina, de la Historia y de Bellas Artes; así como de la Real Academia Galega, que ayer manifestó su pesar por su pérdida. Y era académico de Mérito de la portuguesa da Historia y Correspondiente de las también portuguesas das Ciências y Belas-Artes, así como correspondiente de la Academia de la Historia de la República Dominicana. Entre otras instituciones, pertenecía también a la Sociedad Anatómica Española, Sociedades portuguesas de Antropología e Etnología, de Estomatología Arqueológica, de Historia da Medicina e de Filosofía Médica.

En cuanto a su participación en congresos y otras reuniones científicas, fue secretario de los comités organizadores del VI Congreso de la Sociedad Anatómica Española y IX de la Luso-Hispano-Americana de Anatomía (1968) y del VI Congreso de las Reales Academias Nacionales de Medicina (1999). Aportó 50 comunicaciones a diversos congresos nacionales e internacionales. Organizó cuatro exposiciones histórico-médicas: dos sobre La Escuela Médica Compostelana (1967 y 1968); la Conmemorativa del Profesor Nóvoa Santos (1983); la Conmemorativa del Profesor Rodríguez Cadarso, con una muestra antológica del libro anatómico antiguo (1984) así como un Museo Médico permanente radicado en Santiago de Compostela (1975). Además, pronunció cerca de 400 conferencias en catorce países, muchas formando parte de cursos. La mayoría de ellas sobre Antropología, Historia de la Medicina e Hidrología.

CONDECORACIONES. Entre los numerosos galardones a lo largo de su dilata carrera figuran el premio Gallego del Año, de EL CORREO GALLEGO, en 1981; la Insignia de Oro de la asociación Fillos e Amigos da Estrada (1992), Centollo de Oro del Ayuntamiento de O Grove (1990) y Salmón de Oro del Ayuntamiento de A Estrada. Poseía las siguientes condecoraciones: Orden Civil de Sanidad (Encomienda) y Orden del Mérito Civil (Encomienda con placa), españolas; Orden Militar de Santiago da Espada (Encomienda) y Orden Civil do Infante Dom Henrique (Gran Cruz), portuguesas. Recientemente fue condecorado con la Cruz al Mérito Militar distintivo blanco por el Ejértico de Tierra; y también fue nombrado embajador de la marca Ejército, otra distinción que le otorgaron las Fuerzas Armadas.

24 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito