ODONTOLOGÍA

Síndrome de la boca ardiente: así es la misteriosa enfermedad que afecta a los mayores de 50 años

El doctor Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas de España asegura que se trata de una dolencia difícil de diagnosticar y sin tratamiento estipulado.

Pocas sensaciones son tan desagradables como quemarse la boca con una bebida caliente, o el ardor persistente de la comida picante.

Sin embargo, hay personas que viven con un escozor y quemazón continuo en el interior de la boca pese a no tener lesión alguna.

Es un trastorno que desconcierta a los expertos: se conoce como glosodinia o síndrome de la boca ardiente y no tiene causa conocida ni tratamiento.

¿Qué es el síndrome de la boca ardiente?

Según explica el doctor Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas de España:

  • “Se trata de un trastorno complejo, que consiste en la sensación constante de ardor, (a veces dolorosa), escozor o picazón, sobre todo en la lengua, paladar duro y labio inferior”.

Aunque no se trata de algo grave, quienes lo sufren pueden experimentar una pérdida de calidad de vida importante debido al malestar incesante.

  • “Si bien en la mayoría de los casos los pacientes terminan por adaptarse a las molestias, en ocasiones la glosodinia puede derivar en problemas para comer e incluso para conciliar el sueño. A largo plazo, puede asociarse con ansiedad y depresión”.

¿Qué causa la glosodinia?

Hasta el momento los expertos aun no han encontrado una explicación para el síndrome de la boca ardiente.

Tal y como indica el doctor Castro Reino, en este trastorno intervienen diferentes factores, pero cada caso es diferente. Por ejemplo, se pueden distinguir:

  • Factores locales: “Con frecuencia existe el antecedente de un tratamiento odontológico reciente que ha comportado malestar”.
  • Factores sistémicos: “Muchas veces se trata de un paciente polimedicado. Los fármacos pueden provocar sequedad de boca y disfagia”.
  • Factores psicológicos: “Suele acompañarse de ansiedad o depresión, por situaciones de estrés crónico como problemas familiares, laborales o de otra índole”.

Además, la deshidratación y la mala alimentación pueden empeorar los síntomas.

Según el Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial de Estados Unidos, si el síndrome de la boca ardiente no es causado por un problema médico subyacente, se cree que puede estar causado por daños en los nervios que controlan el dolor y el gusto.

El síndrome de la boca ardiente no tiene causa conocida ni tratamiento

El síndrome de la boca ardiente no tiene causa conocida ni tratamiento / iStock Photo

Cómo saber si tengo el síndrome de la boca ardiente: ¿Cuáles son los síntomas?

Aunque los síntomas, según asegura el doctor Óscar Castro “son extremadamente variados”, por norma general suelen incluir:

  • Ardor o quemazón en la boca: lengua, paladar, zona interna de las mejillas o incluso labios y encías.
  • Sequedad.
  • Sensación de sabores metálicos o amargos en la boca.
  • Pérdida del sentido del gusto.
  • Hormigueo o entumecimiento de la zona.

El dolor asociado al síndrome de la boca ardiente puede durar mucho tiempo.

  • Algunas personas sienten dolor constante todos los días.
  • Para otras, el dolor aumenta a lo largo del día
  • Y para muchas personas el dolor se reduce al comer o beber.

¿A qué especialista debemos acudir?

Tal y como recomienda el doctor Castro:

  • “Debido a la propia naturaleza del cuadro y a su localización bucal, lo razonable es que el paciente consulte primero a un dentista, quien decidirá si procede o no derivarlo a otro especialista”.

E insiste: “Todo paciente que sienta molestia, sensación de ardor o dolor en la lengua, los labios, las encías u otras áreas de la boca, debe consultar al dentista para que se pueda realizar el diagnóstico y descartar que los síntomas se deban a otro cuadro”.

Si identificamos síntomas de glosodinia debemos acudir al dentista

Si identificamos síntomas de glosodinia debemos acudir al dentista / Freepik

¿A quién afecta esta patología?

Se puede decir que en la población general la incidencia del síndrome de la boca ardiente oscila entre el 0,7% y el 4,5%, si bien estos datos varían muchísimo dependiendo del estudio realizado. Es por eso que aún no se ha establecido una prevalencia fidedigna.

Sin embargo, hay algo en lo que sí coinciden todos los estudios, y es que este trastorno es más común en mujeres adultas, entre los 50 y 60 años de edad, más típicamente en la etapa de la menopausia.

A pesar de esta mayor prevalencia en mujeres, también se da en varones de edad avanzada. En muchas ocasiones también se asocia con el tabaquismo.

¿Cómo se diagnostica la glosodinia? ¿Hay tratamiento?

El diagnóstico de esta patología no es nada sencillo, ya que generalmente no se trata de algo que el médico pueda observar a simple vista. “Tampoco existen pruebas específicas para su detección” aclara el doctor Castro.

  • “A veces pueden identificarse pupilas gustativas hipersensibles, pero en muchas ocasiones el síndrome de la boca ardiente no causa ningún cambio físico visible” asegura el presidente del Consejo General de Dentistas de España.

En ocasiones, el médico podrá realizar otro tipo de pruebas para descartar otros problemas médicos subyacentes, por ejemplo: análisis de sangre, prueba de alergias, biopsia del tejido…

Desgraciadamente, al no conocerse las causas de esta dolencia, tampoco existe una cura o tratamiento:

  • “Se puede intentar aliviar algunos síntomas, como la sequedad bucal, o el dolor, pero poco más”.

Algunos consejos útiles

Si bien no hay una forma de prevenir el síndrome de la boca ardiente, es posible aliviar las molestias o el dolor.

Algunas personas se sienten mejor al tomar una bebida fría, chupar trozos de hielo o masticar chicles sin azúcar. Tampoco viene mal usar métodos de manejo del estrés y ansiedad.

También es recomendable evitar las cosas que puedan irritar la boca, tales como:

  • El tabaco
  • Los alimentos ácidos y picantes
  • Las bebidas alcohólicas y carbonatadas
  • Enjuague bucal con alcohol