Continúan las prospecciones y análisis de los vestigios romanos que auspicia la Diputación de A Coruña y lleva a buen puerto el arqueólogo y profesor de la Universidad de Salamanca, José Manuel Costa García –que es también miembro del colectivo Romanarmy–, en colaboración con colectivos como la empresa Tempos Arqueólogos. Y por lo de pronto, las investigaciones para dar con restos de las legiones parecen estar dando sus frutos en Santa Baia da Laracha y O Castrillón (Touro), pero no así en Negreira y Trazo, donde los propietarios de tierras y la profusión de eucaliptos, respectivamente, han obligado a aparcar las intervenciones.

Vista en perspectiva del campamento romano, con forma rectangular, detectado en Marco do Cornado, Negreira Antón Malde-Elisa amigo

Precisamente, Costa destaca que “queríamos intervir” en el posible campamento romano emplazado en una loma de O Cornado (Negreira), dado que parece “espectacular e moi ben conservado”. Pero la dificultad estriba en que “faltan os permisos dos propietarios dos terrenos, algúns con problemas de reparto de herdanzas”. De cualquier forma, tiene claro que “esperamos volver alí máis adiante”. Se trata de un recinto situado a pocos kilómetros de Brandomil –donde los romanos explotaron yacimientos de oro– y fue dado a conocer por Manuel Gago y Antón Fernández Malde en 2014.

Está sobre una loma de 383 metros de altura, y suma 123.450 metros cuadrados –como 12, 5 campos de fútbol–, con rampas y un segundo recinto interior de algo más de dos hectáreas, que podría haber sido la sede de una cohorte (conformada por medio millar de militares). Correspondería al asentamiento temporal de una legión romana o bien parte de ella, y se especula con que por la zona pasaba la Vía XX.

Y en cuanto al recinto de A Cova do Mexadoiro de Trazo, las imágenes lidar permiten apreciar un recinto cuadrado, si bien allí las intervenciones “foron só prospectivas, sen escavar, porque son moitas parcelas cubertas de eucalipto e se ben documentouse unha estrutura, é moi dificultoso intervir alí”, indica Costa.

El cuadrado marca un recinto en Cova do Mexadoiro, Trazo Romanarmy

JULIO

El proyecto Roma no Finis Terrae que impulsa la Institución provincial incluyó en el mes de julio excavaciones en otro posible fortín tomano, el yacimiento de Santa Baia (Soandres, A Laracha), confirmando en la Diputación la existencia “dun campamento romano que inclúe no seu interior un castro previo da Idade de Ferro” y que ocupa unas cinco hectáreas. Podría tratarse de uno de los castellum romanos documentados en Galicia occidental, a la espera de los resultados de Touro (que ocupa una hectárea), y esta investigación ha valido, siempre según la citada administración, para “ter un coñecemento importante a respecto das fortificacións da provincia, un lugar no que hai abundantes recintos fortificados”, indicaban tras la visita los diputados del BNG Xosé Penas y Natividade González.

Para concluir, Costa destaca que el fortín de Castrillón (Touro) “ao principio parecía un asentamento limitado á parte alta da zona, pero despois de limpar observamos que era bastante máis complexo”. Incluye dos recintos, “nun sitio que tivo que ser achairado artificialmente, e que revela un sistema fortificado moi ben feito”. Y una vez que aplicaron la tecnología lidar, se pudieron documentar estructuras que aparentemente no tenían que ver con la cultura castrexa. Una de las pistas que dio alas a esta intervención vino propiciada por el propio topónimo, a su juicio “moi chamativo”.

Estas dos útimas excavaciones contaron, además, con visitas guiadas que lograron convocar a decenas de personas, lo que da fe del innegable interés social y turístico de la iniciativa, más allá de aportar novedades para la historia de Galicia.

Costa García: “As analíticas de Santa Baia e Castrillón darán datos sobre as súas orixes”

Natividade González, izq., y Xosé Penas con Costa en Touro Diputación

El arqueólogo José Manuel Costa García asegura que la última palabra sobre los orígenes de los campamentos de Santa Baia en A Laracha y Castrillón en Touro la tendrán “as analíticas, que nos darán datos sobre as súas orixes”. Se trata de indagar en los materiales orgánicos y sedimentos que ya hansido retirados en las dos excavaciones, pero que “aínda tardarán meses” en ofrecer resultados, aportaba la misma fuente. Y en el caso de Touro, no se remitirán al laboratorio “ata rematar o proxecto”.

De cualquier forma, este experto cree que en la zona de Castrillón podría haberse levantado el primer castellum romano que se investiga en el occidente de Galicia, tras ser descubierto por Elixio Vieites, “que amablemente nolo comunicou para o seu estudo”. Costa afirma que se trata de un recinto fortificado que no corresponde a un castro.