Agentes de la Policía Nacional, han procedido a la detención de tres personas como presuntos autores de varios hurtos cometidos en un establecimiento comercial del Polígono Industrial Costa Vella de Santiago, así como en una tienda de ropa de A Coruña.

La Comisaría de Santiago de Compostela ha incrementado la presencia policial en zonas comerciales de gran afluencia de público coincidiendo con la Semana Santa y dentro de la fase de intensificación del denominado “Plan Comercio Seguro”, estableciendo entre sus objetivos la reducción de los ilícitos penales que afectan al desarrollo de dicho colectivo así como la colaboración fluida con asociaciones de comerciantes y sectores de la seguridad privada.

Las detenciones se realizaron en colaboración con personal de seguridad privada, tras detectar la presencia en un establecimiento de dos mujeres que en fecha anteriores habían sido las autoras de la sustracción de varios teléfonos móviles de alta gama, valorados en uno 7.000 Euros, así como de un ordenador portátil valorado en 2.266 Euros.

Se dio la circunstancia de que en el momento de proceder a la identificación de las mujeres, un policía libre de servicio, observó todo lo sucedido y acudió de inmediato al auxilio del personal de seguridad privada, hasta la llegada de las dotaciones de Policía Nacional.

Este hecho no es algo aislado o un simple hurto, sino que forma parte de un sistema de elaboración delictiva en la que los participantes se dedicaban de manera continuada a la perpetración de esta especialidad, que se había convertido en su “modus viviendi”.

El grupo está formado por dos mujeres y un varón que con base en Madrid se desplazaban por toda España. Estas personas estaban especializados en las sustracciones en grandes superficies, en las que tras una selección previa de los artículos y un reparto de las tareas entre todos los miembros, sustraían las mismas en cuestión de segundos, donde para dificultar su detección se cambiaban de vestuario e incluso de peinado.

En el momento de la detención se localizó una amplia relación de prendas que horas antes habían sido hurtadas en una tienda de Coruña, continuando con las investigaciones para la recuperación de los efectos sustraídos y el esclarecimiento de más hechos que puedan estar relacionados.