Delegadas de la CIG de los Servizos de Axuda no Fogar (SAF) se han encerrado la mañana de este lunes en la sede de la Consellería de Política Social, en San Caetano (Santiago de Compostela), para exigir que se negocie ya el convenio colectivo del sector. Además, desde la CIG insisten en que este servicio de ayuda en el hogar debe ser “íntegramente público”.

En un comunicado, recuerdan que las trabajadoras del Servizo de Axuda no Fogar “llevan más de 12 años reclamando un convenio digno” pero sin avances, ya que la patronal no accede a modificar cuestiones como la regulación de la jornada o avanzar en una revisión salarial.

Desde este colectivo de trabajadoras consideran que los incrementos salariales que han obtenido en los últimos años son “irrisorios” y que, además, no corresponden a la subida del IPC.

Denuncian además que, a pesar de ser el SAF un servicio esencial para la comunidad, es uno de los trabajos más precarizados y feminizados que existen y que padecen desde hace años los abusos de las empresas concesionarias.

Fuentes de la Consellería de Política Social han confirmado a EFE el encierro de una veintena de personas en la sede del edificio pero inciden en que la prestación de servicios de ayuda en el hogar es una “competencia municipal” y no “autonómica” ya que las empresas firman los contratos con las entidades locales.