El Correo Gallego

Gente y comunicación | sociedad@elcorreogallego.es

iniciativa

Profesores universitarios firman un manifiesto en defensa de la muerte natural

Cuatro mil personas, 700 de ellas docentes, han suscrito ya el texto contra la eutanasia

E.G.M./EFE • MADRID   | 28.10.2008 
A- A+

Un grupo de profesores universitarios presentó ayer un Manifiesto en Defensa de la Muerte Natural, haciendo un llamamiento a los ciudadanos y a los poderes públicos para que se reconozca la dignidad de la muerte natural.

El manifiesto, disponible en Internet a través de la página www.defensamuertenatural.org, lo han firmado el ex presidente del CSIC y catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense (UCM), César Nombela; los profesores de Medicina Francisco López Timoneda (UCM), Lucía Prensa Sepúlveda (Universidad Autónoma de Madrid) y Elena Postigo Solana (CEU), y los de Filosofía del Derecho José Miguel Serrano Ruiz-Calderón (UCM) y José Carlos Abellán Solort (Universidad Francisco de Vitoria), entre otros.

El documento, que se presentó en la Fundación Pablo VI, ha sido elaborado por un grupo de profesores e investigadores de la mayoría de las universidades de Madrid, desde todas las áreas de conocimiento, que tratan de debatir con rigor académico temas de interés y están comprometidos con la defensa de la dignidad humana hasta el final natural de la vida, aseguró la profesora Yolanda Moratilla.

El manifiesto, que consta de nueve puntos, ha sido suscrito por 4.000 personas, 700 de ellas profesores universitarios de distintas universidades españolas y profesionales de la salud, y defiende "la dignidad de la muerte natural" ante las "intensas presiones" para que la sociedad consienta que se legalicen el suicidio asistido y la eutanasia.

El documento trata de ser pedagógico y deja claro la inmoralidad de la eutanasia y del suicidio asistido, como actos deliberados para acabar con la vida, así como la opción de asistir al enfermo en sus momentos finales, la opción más humana, ética y razonable, explicó Nombela.

La medicina cada vez lo puede hacer mejor para ofrecer al enfermo la asistencia médica y psicológica que se merece, añadió por último.