El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

Fútbol // segunda

Nuevo tropiezo de un Celta que no encuentra el gol en Balaídos

El equipo de López Caro da otro paso atrás en el camino del ascenso: tuvo ocasiones, pero le faltó puntería // Apuesta muy ofensiva la planteada por López Caro con dos hombres en punta, Okkas y Perera

EFE • VIGO  | 13.01.2008 
A- A+

Celta0
Salamanca0



Ana
El céltico Rubén, izquierda, se disputa el esférico con un contrario
FOTO: Ana


Celta: Esteban; George Lucas, Lequi, Ruben, Roberto Lago; Núñez, Vitolo (Mario Suárez, min. 75), Jorge, Diego Costa (Manchev, min. 74); Perera, Okkas (Ferrán, min. 59).

Salamanca: Ribas; Gañán, Pelegrín, Catalá, Dani; Alonso, Álvaro; Isaac (Dañobeitia, min .64), Ze Tó, Postigo (Acuña, min. 70); David (Bustos, min. 89).

Árbitro: Mateu Lahoz (Valencia). Amonestó a Diego Costa, Catalá y Pelegrín.

Campo: Balaídos, 7.000 personas.

Segundo tropiezo consecutivo del Celta en este inicio de año malo para los de López Caro al empatar ante un Salamanca muy inferior pero al que los celestes no fueron capaces de batir pese a su apuesta por el gol en un once con mucha pólvora.

Apuesta muy ofensiva la planteada por López Caro con dos hombres en punta, Okkas y Perera (primera vez en la temporada que salían juntos de inicio) motivada quizá por el estreno en las filas salmantinas del portero Biel Ribas, buscando así el supuesto error propio de los nervios del que debuta en la categoría, que sin embargo no llegó al mostrarse muy seguro.

Y no fue porque le faltara trabajo ya que el Celta dominó buena parte del partido, con el control de la pelota y el juego y con mucha más llegada sobre la portería contraria que su rival, más esporádico en ataque buscando siempre la salida a la contra.

Se jugó más en área salmantina con un Celta volcado en la búsqueda de un gol tempranero que allanase el camino de la victoria, aunque sin éxito. No les costaba demasiado a los vigueses llegar arriba, hasta el área visitante, pero una vez allí las cosas se complicaban frente a una maraña defensiva bien dispuesta y que cumplió con su trabajo complicando la definición local.

Los dos centrales, Pelegrín y Catalá, se fueron ya al descanso amonestados. Sin embargo la suma de artilleros en las filas celestes no funcionó como se esperaba al no traducirse en ningún tanto a pesar de que tanto Okkas como Perera dispusieron de sendas buenas ocasiones.

También el Salamanca tuvo ocasiones e incluso se le anuló un gol. El Celta