El Correo Gallego

Gente y comunicación | sociedad@elcorreogallego.es

GENTE A LA ÚLTIMA

Novelas históricas y una despedida

POR MARGARITO FLOWERS  | 08.07.2008 
A- A+

JUBILACIÓN. Ciento y la madre de compañeros y amigos rindieron hace escasas lunas una cariñosa comida homenaje a Alberto Mozo Cajaraville, veterano profesor que acaba de ingresar en el noble gremio de los jubilados tras dedicar toda su vida profesional a trabajar con chavales afectados con alguna discapacidad psíquica o retraso mental en el colegio compostelano de A Barcia. En este centro inició su labor allá por 1975 (ya ha llovido) y muy pronto se convirtió en un verdadero látigo contras las administraciones para conseguir, a través de cientos de artículos, muchos de ellos publicados en este periódico, una mayor implicación con los problemas de estos chavales y de sus familiares, sobre todo cuando ven que sus hijos cumplen la mayoría de edad y no tienen posibilidad de realizarse laboralmente.

Experto en Pedagogía, Mozo también es un gran estudioso del Camino de Santiago y del fenómeno jacobeo, interés que le ha llevado a publicar infinidad de artículos y trabajos. Ahora, ya jubilado, el veterano profesor está deseoso de poder dedicar más tiempo a su familia –sobre todo a sus nietos– y, lejos de ser el típico pensionista deprimido y lloroso, tiene en mente mil proyectos que realizar. Enhorabuena... Y eso, a seguir currando.

Novela de Granados sobre el gran capitán

CUENTAS. El escritor e historiador coruñés Juan Granados, colaborador habitual del Grupo Correo Gallego con jugosas columnas de opinión, se está marcando un magnífico tanto con El gran capitán, su última novela, en la que realiza un curioso perfil del legendario militar Gonzalo Fernández de Córdoba (1453-1515), un hombre clave en la historia de España por su arrojo como guerrero, su sentido de la diplomacia, su habilidad como negociador y, también, por su sentido del humor. De hecho, las famosas cuentas del gran capitán
–las que don Gonzalo presentó al tacaño rey Fernando el Católico cuando éste le pidió un estado de los gastos realizados en la victoriosa campaña de Italia– están consideradas como un grandísimo ejemplo de la ironía en estado puro. Esta fue la respuesta que, se dice, le notificó al monarca: "Por picos, palas y azadones, cien millones de ducados..., por limosnas para que frailes y monjas rezasen por los españoles, ciento cincuenta mil ducados..., por guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de la batalla, doscientos millones de ducados..., por reponer las campanas averiadas a causa del continuo repicar a victoria, ciento setenta mil ducados... y, finalmente, por la paciencia de tener que descender a estas pequeñeces del rey a quien he regalado un reino, cien millones de ducados..."

Pese a que el libro, editado por Planeta de Agostini, tiene casi 700 páginas, la habilidad narrativa de Juan Granados, que estudió Historia en la Universidade de Santiago, hace que se pueda leer de un tirón y muy gratamente. ¿A qué están esperando?

La periodista Susana Bastón, embarazada

POPULAR. Atención, noticia natalicia: Susana Bastón, la eficaz encargada de relaciones con la prensa del PP compostelano (qué haría Conde Roa sin ella), está embarazada, aunque eso no le impide seguir al pie del cañón. No nos consta, eso sí, que tenga previsto viajar a Bosnia, como Carme Chacón, aunque vayan ustedes a saber... Haga lo que haga, que se sumen nuestras enhorabuenas.