El Correo Gallego

Comarcas » A Estrada - Deza

votos en solitario del PP

Desbloquean en A Estrada las licencias de construcción mediante decreto

Socialistas y nacionalistas se abstuvieron al votar la ordenza transitoria // La oposición critica que no se le dejara participar en el proceso // Ven escasas las posibilidades de construcción // Reboredo dice que el decreto es lo mejor que se pudo lograr

MÓNICA GONZÁLEZ CONDE• A ESTRADA   | 07.11.2006 
A- A+

Sangiao
Reboredo, a la derecha, votando en el pleno en el que sólo el PP respaldó la normativa de la Xunta en materia urbanística
FOTO: Sangiao

En apenas una hora, la Corporación estradense despachaba ayer, en sesión urgente y extraordinaria, la normativa que regirá en los próximos meses los designios del urbanismo en A Estrada.

Fue tras una comisión informativa, también urgente, en la que como en el pleno, no faltaron reproches al gobierno municipal por las formas (la oposición se quejó del poco tiempo para estudiar el documento, que se le entregó el domingo a mediodía). El decreto, que pasará después por la Comisión Superior de Urbanismo y el Consello da Xunta para que la normativa entre en vigor el próximo día 22, salió adelante sólo con los votos a favor del gobierno del PP. A la oposición (PSOE y BNG), que optó por la abstención, el decreto le sabe a poco.

Los dos grupos ven la norma como un "parche" y exigen que se agilicen los trabajos de corrección del PXOM.

Desde el PSOE, el edil Gonzalo Figueiras actuaba como portavoz en ausencia de Manuel Otero Espiño (no estuvo presente por problemas de salud), comenzaba por recordar el compromiso del edil de Urbanismo, José Manuel Reboredo, para que todos los grupos participasen en el proceso. "Eso non se cumpleu. Reboredo vende as normas como se foran unha solución e son un parche. A ver se aproban o PP dunha vez", añadía, entre aplausos. Figueiras también pidió que sea el Ayuntameinto quien asuma los gastos para tramitar licencias de obra en los núcleos rurales (hay que delimitarlos uno por uno) y no los promotores.

Desde el BNG, también molestos por no participar en el proceso,Raquel López le reprochaba a Reboredo sus llamadas al consenso cuando el pasado mes de mayo Política Territorial echó por tierra el PXOM y su "incapacidade" para sacar adelante un plan con casi cuatro legislaturas de mayoría absoluta.

López apuntó que las normas (en vigor hasta que haya un Plan Xeral) podrían prolongarse hasta junio de 2007 "porque non vemos vontade de acelerar o PXOM" y advirtió que la negociación entre el gobierno y Política Territorial pudo ser más fructífera

Solares ya construidos

Además de no contemplar suelo para usos dotacionales (residencia, ampliación del Pérez Viondi y viviendas sociales, entre otros), las normas en el casco urbano sólo permiten edificar en solares (suelo consolidado) que figuraban como tal en la normativa del 78, anulada con este decreto. "Creáronse expectativas falsas á cidadanía, porque a maioría deles están xa construidos", añadía Raquel López, apuntando que hay algunos terrenos que sí reunirían la condición de solares. El BNG propuso incluir en las normas la delimitación de áreas de expansión, una posibilidad que Reboredo no ve factible por las exigencias técnicas marcadas desde la Consellería.

La mejor de tres opciones

Reboredo explicó que el PXOM, que precisa ahora del informe medioambiental, continúa en fase de corrección. "O PP non presenta a panacea, senon unha solución, aínda que a mellor sería o PXOM, sobre todo para reactivar a construcción no casco urbán". Respecto a las críticas de la oposición por no participar, advirtió que la Consellería prefería técnicos y no políticos y que apostaron por temas que al final no pudieron incluirse. "Os técnicos entenden que unha norma transitoria é para un período breve e non pode clasificar solo". Para Reboredo, el decreto es mejor que las otras dos salidas: una primera propuesta de Política Territorial, "moito máis restrictiva" o la vuelva a las obsoletas normas del 78.

EL AMBIENTE

Dos ausencias y alcaldable en la butaca

Con el alcalde Ramón Campos de viaje en Argentina, José Antonio Maceira presidió un pleno que se prevía más movido. Los miembros del colectivo de descontentos con el urbanismo (Aedru) no llenaron esta vez las butacas, en las que sí se pudo ver al alcaldable del PP, Miguel de la Calle, tomando nota quizás de cómo se las gastan en el debate. No fue precisamente el más lucido en cuanto a dialéctica, quizás porque el tema (en el fondo la ausencia notable de un PXOM está más que manido).

Hubo algún que otro aplauso (para los grupos de la oposición, claro) y más de un murmullo cuando habló Reboredo. Y a la ausencia de Campos se sumaba otra notable: la de Espiño, el portavoz socialista y su consabida destreza dialéctica. El próximo lunes toca de nuevo pleno, pero ordinario. El PXOM, como el viaje de Campos a Argentina, seguirán en el orden de día .

LA ORDENANZA

Suelo consolidado

Las normas sólo permitirán nuevas construcciones en solares, que figuren como tal en la ordenanza del 78, que son pocos. Podrán hacerse derribos y ampliaciones en edificios posteriores a 1940.

Tramitación en el rural

Sólo se podrá construir en núcleos tradicionales que habrá que delimitar. El proceso podría llevar meses, con lo que se prevén pocas solicitudes de licencia. Se podrán hacer rehabilitaciones sino se altera la estructura.

Cómo llegaron

En septiembre, tras 3 años sin licencias, había que volver a darlas. La Xunta suspendió en agosto la normativa desfasada del 78 a la que había que volver .