El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Música entre rejas: gira solidaria por las prisiones gallegas

Andrea Verdú, educadora social y cantante de un grupo, es la promotora de un ciclo que servirá para romper la rutina de los reclusos // Con el apoyo de la USC y la ONG Aliad-Ultreia, el proyecto sentó sus cimientos el año pasado con un curso de canto // Aunque finalmente solo habrá cinco elegidas, a la iniciativa se han sumado ya 15 bandas

Andrea Verdú, educadora social y vocalista de la banda Andhrea and the Black Cats - FOTO: Camarote 43,
Andrea Verdú, educadora social y vocalista de la banda Andhrea and the Black Cats - FOTO: Camarote 43,

ELVA OTERO. SANTIAGO  | 13.06.2017 
A- A+

“Tengo ganas de que llegue el próximo martes para ensayar con el coro”. A Andrea Verdú Morant (Ibi-Alicante, 1988) no se le quitaba esa frase de la cabeza. La repetían cada semana los presos de la cárcel de Monterroso (Lugo) que se apuntaron el año  pasado a un curso impartido por la joven, educadora social de profesión, monitora de ocio y tiempo libre y cantante de un grupo en sus ratos libres. Consciente de lo que significa para los reclusos interrumpir su rutina entre rejas, decidió ir más allá y organizar un ciclo de conciertos solidarios en las cinco prisiones gallegas. La idea no podría haber cuajado mejor y a la iniciativa se han apuntado entre 14 y 15 bandas. Será este verano y aún no se sabe quiénes actuarán finalmente, pero de lo que Andrea está convencida es de que ese breve contacto con el exterior supondrá para los presos un soplo de aire fresco.

Todo empezó en el seno del Grupo de Investigación en Pedagoxía Social e Educación Ambiental (SEPA-interea) de la Universidade de Santiago (USC). De ahí salió una iniciativa para llevar a cabo actividades en los centros penitenciarios. Andrea aterrizó en Compostela para finalizar su carrera. Se enamoró de un gallego y no quiso volver a Levante. Voluntaria de la ONG Aliad-Ultreia y apasionada de la música, pensó que era una buena idea enseñar a los presos a cantar. Y su plan cuajó. “Para ellos suponía un momento de desconexión y les servía para desinhibirse”, cuenta la joven a elcorreogallego.es. “Cada uno estaba allí por unas circunstancias distintas, pero en ese instante conseguían olvidarse de todo y estaban la mar de contentos”, explica.

Las sesiones empezaron con 10 alumnos y finalmente se quedaron ocho. Era un grupo muy heterogéneo. “Uno no sabía leer y se aprendió todas las letras de memoria. Otros no sabían inglés y consiguieron cantar temas en ese idioma”, recuerda Andrea. “Siempre me sentí muy respetada, nunca hubo ni una sola falta de respeto y su comportamiento fue excelente”, recalca. El broche de oro lo puso un concierto protagonizado por ellos mismos en el que interpretaron clásicos como Lágrimas negras, Down by the Riverside y Nayé Nayé. Como colofón, cerró el acto la formación que lidera la joven, Andhrea & the Black Cats. “A mis compañeros les resultó muy gratificante y empecé a darle vueltas a este proyecto”, continúa.

A oídos de la educadora social llegó que en Barcelona existían iniciativas para tocar en las cárceles. Sin ir más lejos el Festival de Blues está en plena gira por los centros penitenciarios de Cataluña. Andrea se puso manos a la obra y empezó a darle forma a la idea. Publicó un mensaje en su perfil de Facebook y obtuvo un respaldo excelente, aun a pesar de que solo se sufragan los gastos de desplazamiento. Ahora tendrá que seleccionar a los grupos –en función de la calidad musical y el estilo- que encabezarán los cinco conciertos en otras tantas prisiones (Teixeiro, Monterroso, Bonxe, Pereiro de Aguiar y A Lama). Con el respaldo de la USC y Aliad-Ultreia, la gira tendrá lugar probablemente entre un lunes y un viernes de los meses de agosto o septiembre.

Para los músicos es una experiencia única entrar en un centro penitenciario. Sueles tener una idea preconcebida y la realidad es totalmente distinta. Hasta que estás allí dentro no lo sabes”, advierte.