El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

El Santiago sólo vendió 260 entradas contra el Compostela en el derbi

Los jugadores de Tono reconocen la superioridad de la SD en el primer tiempo, pero también lamentan el balón al palo de José María en el 90

JOSÉ LUIS IGLESIAS • SANTIAGO   | 27.02.2008 
A- A+

Con el paso de las horas, los jugadores del Santiago y la SD Compostela digirieron el resultado del derbi local vivido en Santa Isabel. Los pupilos de Tono Insua saben que a partir de ahora todas las jornadas que restan son como finales para tratar de salvar la categoría. Por su parte, los compostelanistas también son conscientes de que están un poco más cerca del objetivo.

Lo que no ha quedado tan claro es que siendo una gran entrada, en la que se habló de un millar de aficionados, las arcas del Santiago sólo recogieron 2.600 euros. Es decir, el club reconoce que vendió 260 entradas, por ello no le cuadran los números. O bien no son reales esas cantidades, o muchos de los que acudieron a Santa Isabel lo hicieron sin abonar la entrada. Lo único verdadero es que los números no engañan a nadie.

Fuera de estas circunstancias, en los jugadores del Santiago quedó una doble sensación. De una parte se reconoce que bien pudieron salir goleados tras una primorosa primera parte de los compostelanistas. Sin embargo, en la segunda y, más en concreto tras la expulsión de Bocha, tuvieron sus opciones. La más clara al final de todo cuando José María mandó al larguero un balón.

Sea como fuere, el marcador está ahí y lo que importa de verdad es comprobar "desde ahora si somos capaces de sacar los puntos necesarios para salvarnos". Así lo entiende el presidente del Santiago, Antonio Álvarez.

En lo deportivo, la vuelta del capitán Otero es toda una incógnita. Y es que el central, que este pasado fin de semana no pudo actuar ante la SD por sanción, se torció un tobillo en su primer día de entrenamiento. La duda de si podrá jugar con sus compañeros ante el Chantada se alargará en las próximas jornadas.

Lo que tienen todos muy claro es que el mes de marzo será clave en el futuro del Santiago. Chantada, Bergantiños y Boiro, a domicilio y el Viveiro y O Val, en Santa Isabel, pondrán a prueba a los santiagueses en su intento por mantener la categoría una temporada más.

El sábado, en Chantada

El compromiso más inmediato será ante el Chantada. Los lucenses, que han adelantado el encuentro para la tarde del sábado (17.00 horas), son un rival fuerte como local. De trece encuentros jugados en el Sangoñedo han ganado siete, empataron tres y perdieron en tres ocasiones. Vilalbés, Bergantiños y As Pontes son los únicos que sumaron los tres puntos en juego.