El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

LAVADO DE CARA A LA JOYA DE LA CATEDRAL

El Pórtico de la Gloria recobrará la policromía que se perdió en 1866

Una copia en escayola realizada por un museo británico acabó con los restos // Modernos sistemas ayudarán a desvelar los colores originales y los 'repintados' posteriores // Se limitará el acceso durante los trabajos

La policromía de las figuras del Pórtico está tan deteriorada que apenas se aprecia
La policromía de las figuras del Pórtico está tan deteriorada que apenas se aprecia

A.CALVO • SANTIAGO   | 03.06.2008 
A- A+

La reproducción en escayola que desde 1873 se exhibe en el Victoria & Albert Museum de Londres tuvo un alto coste para el Pórtico de la Gloria. El vaciado de los moldes, que llevó a cabo a partir de 1866 el italiano Domenico Brucciani por encargo del museo británico supuso acabar con los restos de policromía que habían resistido a siglos de intemperie y al paso del tiempo.

El proceso de elaboración de la reproducción a tamaño real que todavía hoy puede verse en el museo de South Kensington supuso así un daño irreparable para el conjunto escultórico que está considerado como la cumbre del arte románico, y la mano del hombre resultó, una vez más, mucho más destructiva que el paso de seis siglos.

De los colores originales, la portada románica guarda sólo restos que no permiten hacerse siquiera una idea de cómo era en el siglo XI. Ahora, dentro del proceso de rehabilitación que está a punto de iniciarse en el templo compostelano, se podrá "recuperar un poco más" este aspecto original y parte de la policromía, según explica el portavoz del Cabildo, José Fernández Lago.

El deán, José María Díaz, destacaba ayer que será la "primera fase, de monitorización", que se inicia con la instalación del andamio, la que "dictará lo que se puede hacer en la segunda fase". Así, se analizará "lo que puede haber de policromía original" en la portada románica y lo que se corresponde con "retoques" más o menos acertados que se produjeron a posteriori.

Será el estudio detallado del escaneado de las esculturas del Pórtico de la Gloria lo que determine hasta qué punto la policromía podrá ser visible de nuevo, una vez rematado el proceso de restauración.

Lo que sí transformará de manera radical e inmediata la visión de los turistas será, sin embargo, el andamio que se instalará ante el Pórtico de la Gloria. El proceso de rehabilitación se iniciará con una monitorización y la instalación de esta estructura que, aunque permitirá las visitas, mantendrá el Pórtico prácticamente oculto hasta bien entrado el Año Santo.

El plazo de ejecución de la obra, de veintisiete meses según el proyecto al que dio su visto bueno la Comisión de Patrimonio, ya parecía largo al cabildo catedralicio, cuyo portavoz subrayaba que, en el mes de marzo del Año Santo, la portada románica deberá quedar descubierta.

AZUL Y DORADO

La Capilla Mayor se verá transformada

Además de la policromía del Pórtico, las obras financiadas por la Fundación Barrié van a permitir contemplar el aspecto original de la bóveda de la Capilla Mayor, totalmente cubierta de pinturas que hoy apenas pueden apreciarse.

En la bóveda del Altar Mayor, se pintó al óleo sobre pan de oro una escenografía de exaltación jacobea. De esta decoración se encargó hace cuatrocientos años el pintor Gabriel Fernández. Ahora se recuperarán estos dibujos, en tonos azules y dorados.

Los responsables de esta restauración destacan que es "una actuación de gran envergadura, que promete un resultado trascendente de la imagen espacial dentro del conjunto catedralicio que, sin duda, transformará de manera radical la experiencia del visitante a la basílica" .

LAS CLAVES

Oro a los pies de las esculturas

El Pórtico de la Gloria ya experimentó otros intentos previos de restauración. En uno de ellos se descubrieron restos de oro en los pies de las esculturas, y partes de la policromía original que se conservaban en alguna zona del conjunto.

Repintados de varias épocas

El proceso de monitorización permitirá determinar qué queda de la policromía original y que se corresponde con "repintados" que se fueron sucediendo a lo largo de los años. Una vez terminado se podrá saber qué partes pueden restaurarse .

EL DATO

Veintisiete meses

El plazo para la restauración es de veintisiete meses, por lo que el Pórtico permanecerá tapado hasta bien avanzado el Año Santo .