El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

A micrófono abierto

Puntos perdidos

JESÚS LODEIRO CISNEROS PERIODISTA   | 06.11.2008 
A- A+

Los primeros tertulianos de La Ratonera (Bermúdez, Naso, Vieites y Javier Iglesias) han puesto el dedo en la llaga al llamar a las cosas por su nombre. Y nadie se tiene que sentir ofendido. Ni unos. Ni otros: Con ellos descubrimos verdades y hechos. Y han marcado la pauta para que esta noche sigamos hablando de otros temas y con otros invitados. "Las subvenciones del poder público al deporte", un debate a cuatro bandas que harán que salten chispas. A las once de la noche, en Radio Obradoiro. Los tertulianos, todo un elenco: Andrés Fariña, Alejandro Amoedo, Manuel Rois y Caneda.

El deporte compostelano ha recuperado su momento. Fútbol, fútbol sala y baloncesto animan con buenos resultados estos primeros compases de Liga. Basta de no ser nadie. Basta de convivir con la derrota. Y volamos. Seguro.

No hay palabras para lo que están haciendo los jugadores del Ciudad de Santiago. Y se acabaron todos los asombros. Ellos pagan con victorias, la otra parte no paga. Quiere pagar. Y pagará. A pesar de ello, es de presumir que salgamos del abismo. Confianza total en el consejo de administración.

El Compostela está imparable. Poco importa que el juez resuelva la liquidación de la sociedad anónima en vía mercantil. Parece claro, nadie lo ha puesto en duda. Llegado el momento, la Federación de Fútbol tendrá que pronunciarse sobre la viabilidad del club. Y José María Caneda sacará de la chistera ese documento que acredita la compra, en subasta pública, de los "derechos deportivos" del equipo que figuraba en aquel momento en la Regional Preferente. Esos "derechos deportivos" serán disputa de valoraciones jurídicas y federativas. Habrá un sí o no al Compostela. Y se puede armar la marimorena. Y podemos estar de nuevo ante un caso Obradoi- ro. Y miles de gargantas demandarán y exigirán que el equipo pueda seguir. Y muchas cosas más. Después de todo, el Compostela no puede desaparecer. Aunque algunos no terminen de reconocerlo.