El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

a estrada

Las normas de la Consellería permitirán obrar en el rural

Los grupos políticos confían en que se delimiten núcleos en las parroquias // Satisfacción general por la suspensión de la vieja normativa // Reboredo agradece la respuesta de Política Territorial, y espera recortar plazos

DELEGACIÓN • A ESTRADA   | 24.08.2006 
A- A+

CONDE
Reboredo, derecha, con José Antonio Maceira, ayer en A Estrada
FOTO: CONDE

La noticia de la suspensión de las normas subsidiarias del planeamiento en A Estrada ha llegado al municipio como un respiro. Así lo transmitía ayer el edil delegado, José Manuel Reboredo, tras reunirse con los portavoces de PSOE y BNG.

Acompañado del teniente de alcalde José Antonio Maceira, Reboredo comenzaba su valoración del acuerdo de Política Territorial agradeciendo la "sensibilidade" de la Consellería ante la delicada situación urbanística del municipio. Una de las claves de las normas transitorias, que dictará la Xunta en un tiempo máximo de tres meses, será que además de en ciertos ámbitos del casco urbano, el planeamiento provisional podría desbloquear el castigo en las parroquias, donde la construcción está paralizada desde que entró en vigor la nueva Lei do Solo, en enero de 2003. Los grupos políticos esperan que en esas normas se delimiten los núcleos rurales para poder construir.

Reboredo también aludió a la celeridad con la que Política Territorial respondía al acuerdo plenario para pedir soluciones al tener que volver a conceder licencias de obra al expirar el plazo máximo de dos años tras la aprobación inicial del PXOM.

Esa rapidez (la resolución llegó 20 días después del pleno) también augura para el gobierno local la agilización de trámites para que la Xunta dicte unas normas urbanísticas provisionales, "unha boa solución, e a única posible". El delegado de Urbanismo espera que el plazo de tres meses no se agote y las normas puedan estar listas antes.

Pese a que las normas son puntuales y de aplicación temporal, éstas ofrecen "esperanza e ilusión" a todos los grupos políticos para preservar ciertos ámbitos como la alameda o edificios históricos, que ya se blindaron por unanimidad a finales de septiembre de 2003 con la paralización potestativa de licencias, y recuperar el peso de la construcción en la economía tras tres años de parálisis.

Audiencia al Ayuntamiento

En los próximos días representantes de los tres grupos políticos se reunirán con el director xeral de Urbanismo, Ramón Lueje. Luego Urbanismo dará audiencia al Ayuntamiento para llegar a un acuerdo en el contenido de las normas. Luego éstas pasarán por la Comisión Superior de Urbanismo de Galicia. Por último, el Consello da Xunta será el organismo encargado de dar luz verde al planeamiento provisional para A Estrada.

TRABAJOS DE CORRECCIÓN

Más agilidad para el PXOM

Reboredo también quiso aclarar que no se suspende el PXOM, como se rumoreaba ayer en la calle. Los trabajos de corrección del documento (que no aprobó la Xunta) acelerarán el ritmo, aunque por delante queda un mes de exposición pública, consultas a organismos sectoriales y los trabajos de adaptación a la nueva Ley de Evaluación Ambiental .

MÁS DATOS

1 Más seguridad para los constructores

Según explicó Reboredo, parte del sector de la construcción también aplaude la solución de Política Territorial. Algunos prefieren esperar unos meses por una normativa clara que hacer planes en un panorama urbanístico inseguro. El próximo lunes la directiva de la Asociación de Empresarios retoma el curso con diversos temas, entre ellos, la nueva etapa urbanística.

2 Rigor de la Xunta y recordatorio al PP

Manuel Otero Espiño, portavoz del PSOE, destacaba ayer la actuación de Política Territorial, con "rigor, raciocinio e rapidez", al decantarse por unas normas que salvarán actuaciones previstas en el PXOM. Raquel López, desde el BNG, también aplaudía la opción, ya defendida por el grupo, aunque culpaba al PP de haber llegado a esta situación tras 16 años de gobierno.

3 Caos con el obsoleto planeamiento y plazos

Todos coinciden en que volver a las normas del 78 sería un paso atrás y en falso, un caos que continuaría además la agonía del rural, y sin relación alguna con las normativas actuales. El plazo máximo para las nuevas normas expira el 23 de noviembre próximo, aunque el gobierno estradense confía en que puedan entrar en vigor un mes antes. También advierten que la negociación del contenido será dura, pero confían en un acuerdo satisfactorio para todas las partes .