El Correo Gallego

Galicia » Política

Temor en el sector a una recesión a medio plazo

Acuerdo para no tirar el precio de la madera quemada este verano

La industria expresa su incertidumbre a medio plazo, por la enorme pérdida de masa forestal de calidad y de gran valor económico // Ardieron 5,5 millones de metros cúbicos, cuando anualmente se procesan siete

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 05.09.2006 
A- A+

La industria gallega se comprometió ayer a ofrecer por la madera quemada en los incendios forestales del pasado mes de agosto, en lo que constituye la mayor catástrofe ambiental de Galicia, el mismo precio que pagaba por la verde. El acuerdo para dar salida a los 5,5 millones de metros cúbicos que ardieron se produjo durante la reunión mantenida por los integrantes de la Mesa de la Madera de Galicia.

La Consellería do Medio Rural y el resto de los grupos que forman parte de la mesa constituirán en los próximos días un grupo de trabajo que tendrá como objetivo establecer las salidas concretas a esta situación. El titular de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, quien calificó el encuentro de "muy constructivo", explicó que la reunión había servido para fijar la "hoja de ruta" de las actuaciones. Asimismo, indicó que lo prioritario será la recogida de esos 5,5 millones de metros cúbicos, a fin de que no se registren daños ambientales añadidos a los ya sufridos por los montes calcinados. Suárez Canal también reconoció la "voluntad" de la industria de llevar a cabo un "esfuerzo" para que una "gestión importante" de la madera quemada se haga en Galicia, aunque anunció que el grupo de trabajo articulará medidas para no "colapsar" el mercado gallego, capaz de asimilar actualmente 7 millones de metros cúbicos al año.

Por ello, avanzó que el grupo de trabajo tendrá que buscar un "punto de equilibrio" para poder sacar a otros mercados de fuera de Galicia no sólo esta madera quemada, sino la verde que debe ser talada.

La salida será a las comunidades "más próximas", según precisó Suárez Canal, quien descartó que se realizase a otros países porque "encarecería" su valor final.

La industria maderera, por su parte, subrayó los importantes daños provocados en el sector por los incendios, que arrasaron más del 12% de su patrimonio forestal. El responsable de la Asociación Monte-Industria, Juan Picos, recordó que, "por encima" de todas las pérdidas directas que han ocasionado los incendios, lo que más "le preocupa" es el futuro del sector, puesto que se ha perdido masa forestal de "gran valor económico y de gran interés para la industria".

Incertidumbre

Por ello, reconoció que "probablemente" a medio plazo esta situación originará que haya industrias que tengan que cerrar su actividad, trasladarla a otros lugares, o cambiarla por otros productos "por falta de materia prima de suficiente calidad".

LOS DATOS

Demanda

En la reunión se puso de manifiesto que la demanda anual de madera en la comunidad autónoma es de 7 millones de metros cúbicos. En opinión de Suárez Canal, esta cifra deja un margen de maniobra que "nos permitirá equilibrar" la tala de madera quemada y la verde.

Cifras

Javier Guerrero, de la Asociación de Productores de Cerdido, recordó que antes de la catástrofe el precio a pagar por la industria por metro cúbico de pino para chapa era de 180 euros, y de 20 euros por tonelada de eucalipto.

Retirada

La madera de más valor será la primera en retirarse, porque es la que más se puede devaluar .

!

Un paso positivo y esperanzador

Jacobo Feijoo, secretario general de la Asociación Sectorial Forestal de Galicia (Asefoga), calificó de "muy positiva" la reunión. Lamentó, no obstante, que no se estudiasen posibles ayudas de la UE para trasladar la madera quemada a otras comunidades.

Hacer un esfuerzo de absorción

Juan Picos, de la Asociación Monte-Industria, se comprometió a hacer todos los esfuerzos necesarios para consumir la madera que pueda ser aprovechada por la industria, sin que ello suponga alteración de los precios y a idéntico valor que la verde.

Los no afectados por el fuego

Javier Guerrero, portavoz de los productores cuyos terrenos no fueron afectados por el fuego, se mostró preocupado por un posible efecto arrastre sobre la madera verde de la caída de precios de la quemada .