El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

LOS DEBATES DE LA NUEVA GALICIA

La vivienda protegida logra enganchar a los promotores

Teresa Táboas urge a la Fegamp un pacto por el suelo para poner en el mercado vivienda oficial // Confían en que el impulso al arrendamiento relaje la subida de precios // La falta de recursos aboca a los concellos a buscar en el urbanismo una vía de financiación, como un agente más en el mercado

R. LIZCANO • SANTIAGO  | 03.06.2006 
A- A+

Ramón Escuredo
El director xeral Rubén Cela, a la izquierda, seguido por el presidente de la Fegamp, Xosé Crespo; la conselleira Teresa Táboas, Ángel Gallego y Xosé Manuel Rosales
FOTO: Ramón Escuredo

"Co fin último de poñer vivenda protexida a disposición das rendas familiares" y de reequilbrar los precios en el mercado, la conselleira de Vivenda e Solo, Teresa Táboas, emplazó a los ayuntamientos a alcanzar un gran pacto por el suelo y retomar la invitación, remitida a la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) en febrero, para sentarse a trabajar por ello.

El Plan de Vivenda 2005-08 recibió el respaldo de la iniciativa privada que, según señaló el presidente de la Asociación de Promotores de Pontevedra (Aproin) y vicepresidente de la Federación de Promotores de Galicia, Ángel Gallego, encuentra en el texto de la Consellería "as ferramentas requeridas para poder traballar na vivenda con certo tipo de protección". Puestas las herramientas, matizó, "falta a materia prima: o solo que teñen que aportar os concellos". "Se fosen capaces as administracións locais e a autonómica de chegar a acordos para dispoñer solo a prezos axeitados, a iniciativa privada estaría non só encantada, senón forzada a facer vivenda de protección autonómica", enfatizó Gallego

Ambos llamamientos fueron recogidos por el presidente de la Federación Galega de Muncipios e Provincias (Fegamp), Xosé Crespo, en los debates semanales que el Grupo Correo Gallego, a través de Radio Obradoiro, organiza desde el hotel AC Palacio del Carmen de Santiago. "Coincido coa conselleira en que fai falla un gran pacto polo solo e por nós non vai quedar", respondió el alcalde de Lalín que, no obstante, echó en falta un mayor apoyo de la Xunta y pidió a Política Territorial agilidad en la elaboración de unas directrices territoriales que marquen a los municipios "as regras do xogo". "Facer urbanismo en Galicia é tremendamente complicado", dijo Crespo, apuntando el "escaso" 13% del presupuesto estatal dirigido a los ayuntamientos.

La falta de recursos, expuso el alcalde, impide a muchos consistorios contratar buenos equipos de planificación urbanística y convierte la gestión del suelo en una atractiva salida. "Somos a cenicienta das administracións e temos a presión cidadá ás portas. Se non nos dan outra vía de finaciamento, en vez de actuar como axente regulador do mercado, acabamos actuando como un axente máis".

Fuente de especulación

La idea fue reforzada por el presidente de Aproin, que abogó por una revisión de las haciendas locales para frenar una especulación "que vén dos propios concellos e orixina unha cadea que crece ata situarnos nos prezos actuais".

"O solo é o elemento distorsionador do prezo final da vivenda", abundó Teresa Táboas, indicando que en circunstancias extremas y en puntos localizados del centro de las ciudades "o prezo do solo ronda o 30% e incluso chega a duplicar o do metro cadrado construído". La conselleira destacó la equiparación fiscal de la vivienda protegida construida en Galicia con la del resto del Estado llevada a cabo por su departamento "para que os promotores non teñan ningunha desculpa para non implicarse" y recordó la puesta en marcha, antes de finales de año de un Rexistro Único de Demandantes de Vivenda Protexida, que permitirá a la Consellería trabajar con el conocimiento de datos reales. Además, confió en que el fomento del alquiler con precios controlados desde la Administración autonómica acabe por frenar el encarecimiento de la nueva construcción.

En la mesa de debate, el director xeral de Xuventude, Rubén Cela, y el coordinador del Proxecto Terra, Xosé Manuel Rosales, defendieron la concepción de la vivienda como servicio público. Rosales consideró la necesidad de "reclamar un servizo público de vivenda" similar a los de sanidad y educación y, en la misma línea, Rubén Cela denunció cómo las rentas medias y bajas, y especialmente los más jóvenes (con sueldos medios de 13.100 euros anuales), se enfrentan a esfuerzos estranguladores para acceder a una vivienda. "Non só non se pode deixar en mans do mercado libre, senón que ese mercado non é tan libre e non opera segundo as curvas da oferta e da demanda que, como nos ensinaron, fixan o prezo onde se cruzan. É un mercado prostituido pola economía do ladrillo e a vivenda como inversión", afirmó el director xeral.

Xosé Manuel Rosales concluyó que "algo estamos facendo mal na xestión de todo o proceso construtivo". En Holanda, ejemplificó, la repercusión del valor del suelo por metro cuadrado construido es de 300 euros y eso, enfatizó, "cando teñen que gañarlle o terreo ó mar".

El coordinador del Proxecto Terra también recordó, entroncando con otro de los objetivos de la Consellería de Vivenda, que en Europa "o anormal é comprar e a xente vive en aluguer con absoluta tranquilidade".