El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Compostela se apunta a los parques infantiles con capota

Con una partida de 200.000 €, es uno de los proyectos que incluyen las cuentas municipales // Aunque años atrás se barajó, el de Pontepereda nunca llegó a cubrirse // Cada cierto tiempo, los comerciantes retoman la idea de poner un paraguas en las calles

El de Ledoño es el segundo parque infantil cubierto que estrena Culleredo - FOTO: Culleredo Más Noticias
El de Ledoño es el segundo parque infantil cubierto que estrena Culleredo - FOTO: Culleredo Más Noticias

ELVA OTERO. SANTIAGO  | 04.04.2017 
A- A+

Aunque los últimos meses han resultado especialmente secos, en Compostela el paraguas suele ser un compañero inseparable. A los niños -y a muchos padres- se les hace cuesta arriba soportar tanta lluvia y tener que recurrir a las grandes superficies comerciales para matar el tiempo de ocio. Las agendas de los centros socioculturales y bibliotecas no llegan a determinadas edades y tampoco son capaces de abarcar todos los días de la semana. No es de extrañar que una de las propuestas más votadas de los Orzamentos Participativos haya sido la de cubrir cuatro parques infantiles. Las cuentas municipales -que entraron en vigor días atrás- reservan 200.000 euros para este capítulo, pero todavía no está claro cuántos espacios se protegerán finalmente, explican desde Raxoi. “Depende do prezo final que determinen os proxectos”, aclaran las mismas fuentes.

E. Press
Otro parque cubierto en el barrio de Zorrotza (Bilbao)
FOTO: E. Press

Lo de encapotar áreas infantiles no es nuevo. Ya se ha hecho antes en ciudades del País Vasco como Barakaldo o Bilbao y Torrelavega (Cantabria) está a punto de dar el salto. El pionero en Galicia es Culleredo. Con un presupuesto de 95.000 euros, semanas atrás inauguraba el segundo en el lugar de Ledoño. El primero, en A Corveira, costó diez mil menos. Seis años atrás, el Ayuntamiento de Bilbao destinó 240.000 euros a proteger el espacio situado en la calle Cocherito. Barakaldo puso en uso el suyo en 2015 después de una inversión de 173.000 euros. El que proyecta abrir este ejercicio el municipio cántabro supera los 600.000. A la vista de los precios, difícilmente el Concello de Santiago será capaz de abordar los cuatro proyectos que se plantearon en los Orzamentos Participativos.

GALERAS DIJO QUE NO
Aunque nunca progresaron, no es la primera vez que Compostela piensa en encapotar algunos espacios públicos para fomentar las actividades al aire libre cuando hace mal tiempo. El barrio de Conxo a punto estuvo de instalar una cubierta en el parque de Pontepereda. Corría 2010 y era uno de los proyectos enmarcados en el Plan E (un paquete de medidas para dinamizar la economía tras el pinchazo de la burbuja). En Galeras la rechazaron y los vecinos de la zona sur pasaron meses dándole vueltas a una idea que finalmente no salió adelante.

Con cierta regularidad, los comerciantes desempolvan el viejo recurso de cubrir las calles para incentivar las ventas. El pasado verano Compostela Monumental, la agrupación de empresarios del casco histórico, sacaba otra vez del cajón una propuesta que se viene aplicando con éxito en capitales europeas como Londres o París.