El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Una cena fue la clave para el estatuto que cumple 15 años

El 24 de junio de 2002 entró en vigor el acuerdo por unanimidad del Parlamento gallego por el que se designaba a Santiago como capital de Galicia // Cualquier modificación precisaría también de una mayoría de dos tercios

La Corporación compostelana en el pleno previo en el que se dio el visto bueno al documento que posteriormente fue aprobado por unanimidad el 24 de junio en el pazo do Hórreo.  - FOTO:  AGN
La Corporación compostelana en el pleno previo en el que se dio el visto bueno al documento que posteriormente fue aprobado por unanimidad el 24 de junio en el pazo do Hórreo. - FOTO: AGN

C. DEAÑO.   | 31.07.2017 
A- A+

Desde hace quince años Santiago es oficialmente la capital de Galicia. Un proceso largo, si tenemos en cuenta que en aquel año, 2002, el Estatuto de Autonomía de Galicia tenía ya 21 años de antigüedad. Cuando se estaba debatiendo el Estatuto, Iglesias Corral lanzó la propuesta salomónica de que A Coruña fuera la capital y Santiago la sede de las instituciones autonómicas, pero no salió adelante, y en el texto solo figuró Compostela como sede.
Así lo recuerda uno de los principales protagonistas de la negociación que dio como resultado la aprobación por unanimidad de la propuesta en el Parlamento de Galicia, el entonces alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, que menciona que en aquel mandato, en el que gobernaban en coalición PSdeG y BNG, con el PP como único grupo de la oposición, se fijaron como prioridad conseguir un estatuto que reconociese la condición de Santiago como capital.
Pero la negociación estaba estancada por las diferencias entre los grupos, y fue una cena la que consiguió encauzar la situación. Una cena a la que Bugallo acudió como invitado del presidente autonómico Manuel Fraga, y en la que hablando sobre las necesidades de Santiago el regidor planteó la aprobación del Estatuto.
“Vamos a fijar una fecha y si usted me trae un documento consensuado por toda la Corporación, yo me comprometo a aprobarlo”, explica Bugallo que fue la respuesta de Fraga. Y a partir de ahí, comenzó una intensa campaña de reuniones entre los tres grupos para tratar de limar las diferencias y elaborar un texto consensuado que contara con el respaldo unánime.
Se consiguió. En la fecha fijada, el 2 de enero de 2002, Sánchez Bugallo le presentó a Manuel Fraga un documento en el que figuraban las rúbricas de Luis Toxo, en nombre del grupo socialista; Encarna Otero, por el BNG, y Dositeo Rodríguez, por el PP, además del de él, como alcalde.
“Me dijo que puesto que yo había cumplido mi palabra, él cumpliría la suya y así lo hizo. Fijamos el día 24 de junio como la fecha para su entrada en vigor”. Todavía quedaba una intensa labor con los grupos parlamentarios.
Pero el 11 de junio se consiguió la aprobación por unanimidad de los 67 parlamentarios que estaban presentes, “el resto justificó su ausencia”, recuerda Bugallo, y esta unanimidad no solo se refleja en el apoyo, sino que, como señala, tuvo tres enormes ventajas. “La primera, que supuso el reconocimiento formal de que Santiago era la capital de Galicia”. Con todo, la más importante es la segunda; el blindaje de las sedes, “porque al haberse aprobado por una mayoría de dos tercios supone que solo puede cambiarse por el mismo número de diputados. Es decir, que si alguien quiere trasladar una consellería, necesitaría contar con el respaldo también de dos tercios de la cámara”. Por último, está el reconocimiento del trato específico a Santiago por parte de la Xunta”.
Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt