El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{ AILOLAILO }

DEMETRIO PELÁEZ

Fuerzas aéreas capitalistas

07.12.2016 
A- A+

UN AÑO MÁS, la Navidad ha vuelto a pillar en pelota picada a una ciudad que se ha acostumbrado a vivir únicamente de las jugosas rentas que otorga la Catedral. Y mientras otras localidades gallegas, especialmente Ourense y Vigo, se han volcado con ilusión en la labor de iluminar sus principales calles y plazas con cientos de arcos llamativos y de llenar decenas de enclaves con árboles navideños vistosos y detalles decorativos de todo tipo, Santiago ha perdido de nuevo la oportunidad de mostrar, a los muchos miles de turistas que se han dejado caer por aquí durante la primera parte del puente, una imagen dinámica, alegre y viva. Por contra, parece más bien una ciudad a punto de ser bombardeada por las fuerzas aéreas capitalistas, de ahí que resulte imprescindible, según los estrategas de Compostela Aberta, mantenerla a oscuras para no dar pistas al enemigo.
¿Qué se han encontrado los turistas y vecinos, por lo tanto, durante estos días de fiesta? Pues una plaza del Obradoiro desnuda de toda decoración, una Quintana ídem de lienzo, una Alameda oscura, una pista de patinaje sobre hielo que ni siquiera se ha empezado a instalar, un Ensanche tristón y cuatro campanorrias colgando en A Raíña. Con este despliegue, Martiño Noriega ha vuelto a dejar claro que nunca hay que bajar la guardia frente a los vecinos anacrónicos y algo fachas que siguen empeñados en celebrar las navidades con luces imperialistas, reyes magos poco democráticos, belenes no respetuosos con otras creencias religiosas y villancicos que dan todo el protagonismo al Niño Jesús y ninguno al Apalpador.
Habrá que irse, pues, a Ourense o Vigo a celebrar lo que aquí se nos niega por los abanderados de los movimientos antisistema. Los mismos que, curiosamente, ingresan sueldos la mar de jugosos gracias al sistema que todos mantenemos a golpe de impuestos crecientes.

El autor es periodista