El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

URBANISMO EN LA COSTA

Precios de infarto en el litoral de Lugo con chalés a 800.000 euros

El precio de algunas promociones de lujo alcanza cotas desorbitadas // En Barreiros se pretenden construir 54 adosados de lujo a veinte metros del mar // Los apartamentos oscilan entre los 100.000 y los 150.000 € // El COAG cifra en más de 7.000 las futuras viviendas en la zona

DANIEL DOMÍNGUEZ • A MARIÑA  | 27.11.2006 
A- A+

Mon Escuredo
Cartel promocional del complejo residencial promovido por Proquintas en el concello de Barreiros
FOTO: Mon Escuredo

La Mariña lucense se cotiza ya como las Rías Baixas, por lo menos en algunos lugares. Los chalés de lujo a veinte metros del mar superan incluso los 600.000 euros y alguno hasta alcanza los 805.000, mientras el precio de los apartamentos oscila entre los 100.000 y los 150.000 euros, en función del número de habitaciones y de la disponibilidad de garajes y trasteros. La nueva normativa que la Xunta pondrá en marcha para prohibir la construcción a menos de 500 metros del litoral no afectará a diversos lugares de la Mariña, puesto que estas urbanizaciones cuentan ya con la correspondiente licencia.

Por el momento, se han emitido ya cerca de 8.000 licencias entre los ayuntamientos costeros que componen esta zona de Lugo, según diferentes fuentes. El Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) visó el año pasado 7.296.

En Barreiros, por ejemplo, esa cifra alcanzó los 2.500, según reconoció el propio alcalde del municipio, Alfonso Fuente Fraga, después de que Política Territorial suspendiese el plan urbanístico del municipio.

"Abierto al mar"

Proquintas
Plano de la urbanización Residencial Remior, de 40.000 metros cuadrados
FOTO: Proquintas

Precisamente en Barreiros, se ha comenzado a construir un conjunto de 54 chalés de lujo cuyo precio oscila entre los 588.000 y los 805.000 euros. El terreno en que se ubicarán comprende 40.000 metros cuadrados situados a veinte metros de la playa de Remior. Se trata de un balcón "exclusivo abierto al mar", según promociona la propia constructora, que ha comenzado las obras.

A pesar de contar con licencia, muchas obras son ilegales, pues no cuentan con acceso a una vía pública, sino que el promotor han construido una de tierra que enlaza con ella.

La presión urbanística sobre la Mariña aumenta a pasos agigantados y desde asociaciones ecologistas como Adega se alerta de que "aínda se está a tempo" de salvar a esta franja de la costa de la marbellización. "Tememos que aproveiten os 8 meses de prazo para a entrada en vigor da nova lei para consolidar os seus dereitos urbanísticos", dice Fins Eirexas, secretario ejecutivo.

Ramón Escuredo
Construcción en zona de especial protección de aves, en Barreiros
FOTO: Ramón Escuredo

El mercado al que se dirigen estas promociones está centrado en residentes del norte de España a los que la finalización de la autovía del Cantábrico les permitiría recortar enormemente su tiempo de acceso a toda la Mariña de Lugo. También los ciudadanos de la capital provincial son parte importante de su clientela.

Accesos lentos

Por el momento, el acceso desde Santiago resulta pesado y alcanza las dos horas de duración, por carreteras nacionales plagadas de tráfico pesado procedente de Asturias. Mucho, sin embargo, tiene como objetivo las propias construcciones de la Mariña.

Precisamente, esta semana el Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia denunciaba el "anómalo" crecimiento urbanístico localizado en la citada zona. Si el año pasado detectaron visados para 7.296 viviendas, en 2004 esa cifra alcanzaba las 4.786, y en 2003, las 4.116.

 

MEDIO AMBIENTE

Edificaciones en zonas protegidas

El ladrillo no entiende de zonas protegidas, desconoce la terminología LIC (lugar de interés comunitario) o ZEPA (zona de especial protección de aves) y, lo que resulta más llamativo, la Administración tampoco. "Sorprende que as obras públicas son as que máis incumplen a prohibición de edificar en zonas protexidas", denuncia Luis Díaz, de Adega-Lugo.

Esta paradoja se difumina entre la gran edificación en estos lugares, sobre todo en el polémico ayuntamiento de Barreiros, donde gran parte de la costa está protegida, a excepción del paraje donde se levantará la urbanización de lujo.

"Tiveron que construír unha depuradora para a poboación flotante que teñen en verán e puxérona no medio dunha ZEPA", se lamenta. Además, al lado de la depuradora se construyó un merendero de hormigón también en ZEPA.

Sucede algo similar en Foz y en lugares como Ribadeo. "O paseo marítimo está enriba do lugar de descanso das garzas mariñas", cuenta Luis Díaz.

Los castros tampoco se libran y el de Benquerencia ha quedado casi sepultado por el cemento de otro paseo marítimo. Sólo frenó su desaparición una denuncia ciudadana. Sin embargo, no se excavó para que la historia aflorase y sigue bajo tierra.

"Estas actuacións non son para nada reversibles", censura el miembro de Adega, que explica que antes de la entrada en vigor de la protección de estos lugares, en el año 2004, la costa ya reflejaba un gran índice de urbanización, con pequeños chalés .