El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

sociedad

Una familia holandesa lleva ocho años viajando con un coche de caballos

// La pareja, acompañada de sus dos hijas, llega hoy a Noia // El próximo año recorrerán Portugal // Dispone de una página web donde relatan sus vivencias

M. GIL • NOIA   | 03.09.2008 
A- A+

Pablo Silva
La familia delante de uno de los dos carromatos que posee
FOTO: Pablo Silva

Una pareja holandesa, André Hemelrijk y Judith Hondijk, con dos hijas de 8 y 10 años de edad, optó por hacer realidad su sueño de viajar. Con un carruaje tirado por dos caballos llevan ocho años recorriendo Francia y España y hoy tienen previsto llegar a Noia tras hacer noche en la aldea de Comparada, en Rois.

Después de hacer el Camino de Santiago, esta familia quedó tan encantada de Galicia hasta el punto que cuentan con un terreno en Melide, donde tienen previsto pasar el invierno. El año próximo su intención es viajar a Portugal después de hacer un paréntesis en Navidades para regresar a Holanda. También dispone de una web (www.roulotte-papillotte.com), donde van relatando sus vivencias.

La educación de sus hijas corre por cuenta del matrimonio después de obtener un permiso del Gobierno de su país para enseñarles las materias que estudian en el colegio.

Respecto a cómo se ganan la vida, André Hemelrijk explica que venden fotografías a la gente que quiere retratarse con la caravana, que fue decorada por ellos mismos. Además, Judith hace maquillaje, aunque, según asegura, este año fue muy malo por la crisis económica.

Cuando alguno se encuentra enfermo tiene que recurrir a la medicina privada, y reconocen que lo más caro es el dentista, aunque dicen que tienen suerte porque gozan de "buena salud".

Ahora la familia está preparando un nuevo carromato para que las niñas viajen en su propio coche. Para ello ya han adquirido un caballo. Su anterior parada la realizaron en Padrón, desde donde se dirigen a Noia tras hacer noche en Comparada.

EL DATO

Una forma de vida

André Hemelrijk y Judith Hondijk dejaron hace casi ocho años sus trabajos de fotógrafo y publicista, respectivamente, sin otro objetivo que disfrutar de esta forma de vivir al aire libre .