El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

El comedor que viene: la cocina cerca y el menú más variado

Raxoi tiene “case rematados” los pliegos para sacar el servicio de nuevo a concurso y prevé licitar “en maio” // Incorpora algunas de las exigencias del documento que le entregaron las familias

Con 154 niños de media, el del CEIP Ramón Cabanillas es uno de los comedores públicos con más usuarios - FOTO: Ramón Escuredo
Ver galerías (2)
Con 154 niños de media, el del CEIP Ramón Cabanillas es uno de los comedores públicos con más usuarios - FOTO: Ramón Escuredo

ELVA OTERO. SANTIAGO  | 28.04.2017 
A- A+

Que los menús de los niños dejen de peregrinar largas distancias antes de servirse en la mesa. Es una vieja reivindicación de los padres cuando se refieren al modelo de comedor ideal. La demanda se incorporará a los pliegos del concurso que Raxoi está preparando de cara al curso próximo. “Están case rematados e a previsión é licitar no mes de maio”, explican a elcorreogallego.es desde el Concello. Una furgoneta de Serunión -adjudicataria actual del servicio- sale cada día a las 11 mañana de Vigo con los platos para los nueve centros públicos que ofrecen el servicio. La temperatura en el punto de partida ronda los 90 grados. Cuando se pone en la mesa no debe bajar de los 65. Por contrato, las instalaciones en las que se prepara la comida no pueden situarse a más de 150 Km. Para las familias, el tope estaría en 50 Km y habría que exigir que los alimentos se cocinaran el mismo día en que se consuman.

Los usuarios tuvieron ocasión de pronunciarse sobre el modelo que quieren en una encuesta promovida por la Federación de Asociacións de Nais e Pais (Fanpa) de Compostela. Los resultados se entregaron en su día al Concello y algunas de sus aportaciones se añadirán al pliego que ultima el gobierno local. “Tendo en conta que a xestión recae no Concelllo (a competencia é da Xunta) e estamos limitados, incorpóranse as cuestións que tecnicamente podemos”, puntualizan las mismas fuentes.

Además de reducir la distancia entre cocina y colegio, Raxoi establecerá un precio mínimo de licitación y hará especial hincapié en la formación de los monitores. En lo que a lo que a la alimentación se refiere, las empresas aspirantes tendrán que esforzarse por ofrecer “maior diversidade” y apostar por la cocina de proximidad y los productos de temporada. Para los padres también sería importante que el Concello diferenciara entre entre los servicios de comida y el de monitores. Aunque una misma empresa se postule para ambos, sugieren que sea en lotes distintos.

El gobierno local mantendrá el curso próximo la aportación de 80.000 euros que viene realizando en los últimos años, cantidad que sumada a los otros 80.000 que inyecta la Xunta “supoñen un desconto de 160.000 € para as familias”, advierten desde el gobierno local. Habrá también 360.000 € para becas de comedor.

Después de varias renuncias encadenadas, Raxoi se vio obligado el pasado año a convocar hasta tres veces el concurso de comedores. Paradójicamente el contrato siguió en manos de Serunión, una polémica empresa con varios expedientes abiertos que también resultó adjudicataria este curso

1.200 NIÑOS EN NUEVE COLEGIOS
En el servicio municipal de comedor escolar hay inscritos este curso 1.200 niños, 400 más que el ejercicio anterior. Con 154 usuarios de media, el CEIP Ramón Cabanillas es uno de los centros con más demanda. También existe esta prestación en los colegios Apóstolo Santiago, Cardeal Quiroga Palacios, As Fontiñas, Roxos, Vite I, Rodríguez Xixirei, Monte dos Postes, Raíña Fabiola y Casas Novoa (solo madrugadores). En Compostela existen otras fórmulas. El de A Sionlla funciona con un sistema mixto: el Concello asume el desayuno y la Xunta, la comida. Aunque en este caso contratado por la Anpa, Serunión sirve también los menús en el Pío XII. Los padres llevan también las riendas en el López Ferreiro, el único centro público con cocina propia y el espejo en el que las familias quieren mirarse. Ya por último, el Lamas de Abade tiene un acuerdo con la escuela de Hostelería que hay en la zona para cubrir el servicio.